Los gatos ganan terreno en el hogar como mascotas

El espacio, el ritmo de vida y la independencia de estos animales los convierten en las mascotas perfectas.

Por publimetro

Nathaly nunca vio como una opción tener un gato de mascota, su mamá le había dicho toda la vida que el pelo de estos animales era malo y que era alérgica. Ella no le dio mayor trascendencia y siempre había preferido los perros, hasta asegura que alcanzó a tenerles un poco de fobia porque cada vez que veía uno pasaba por el lado o se les alejaba.

Sin embargo, en la Navidad del año pasado su novio adoptó una gata. Ella al principio no estaba de acuerdo pero le dio tristeza su historia, pues la habían recogido de un parque en el que estaba abandonada y aunque pensaba en los mitos de la mamá se decidió y la dejó entrar a su hogar.

Lea también: “Mi mascota, mi familia”: recomendaciones para ser un amo ideal

Nathaly lleva un año con Ela, así la bautizó, lleno de amor, pues es demasiado consentida que hasta su veterinario se sorprende. “Llegó para darme mucho amor y compañía. Amo a mi gata, no puedo evitar tratarla como un bebé y aunque muchos dicen que es un animal a mi no me interesa parecer la más cursi al hablarle y pensar que me va a responder”, comentó a este diario.

El caso de Nathaly es más común y frecuente de lo que se cree, pues los felinos cada vez más son aceptados en los hogares, sus cifras de adopción se han incrementado y muchas personas han dejado atrás mitos que los rodean.

Mónica Gómez, del Centro de Zoonosis, comenta que la adopción de perros y gatos se está dando por igual, las personas ya no tienen ninguna restricción para llevarse los felinos a casa. Así mismo, quien decide adoptar a este animal ya no se fija en el color de su pelaje y prefieren los criollos.

Lea también: Ejercicio, la clave para que su gato esté en forma

Aunque los perros mantienen el “trono”, los gatos les dan la pelea. En Estados Unidos, por ejemplo, la comunidad felina superó a la canina desde hace más de dos décadas y lo mismo ocurre en países como Francia, Italia y Alemania.

Sin embargo, una de las razones principales para adoptar un gato es la independencia que ofrece el animal. Los felinos son muy autónomos, no son tan dependientes como los perros, saben donde está su baño y duermen todo el día.

Aunque son perezosos por naturaleza, son juguetones si se les incentiva, son muy cariñosos y agradecidos. “Ahora las personas están más interesadas en adoptar un felino por espacio y comodidad en el hogar, pues trabajan todo el día y el gato es un animal que se acomoda con cierta facilidad”, agregó Gómez.

Así mismo, han aumentado los centros de adopción exclusivamente para los felinos, pues ellos también sufren el abandono y por ser criollos muchas veces son descartados. Sin embargo, esto no quiere decir que tener un gato de raza sea malo o quienes lo tengan no gusten de los mestizos; cada quien elige el felino de acuerdo a su estilo y gusto.

La última recomendación es que si usted es de los que está pensando en adoptar un gato, tenga en cuenta que los veterinarios los sugieren para parejas que aún no quieren tener hijos o alguien que vive solo.

MÁS VIDA CON ESTILO ACÁ

 

 

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo