“En Bogotá la educación tiene que cambiar”: Frank Locker

La Secretaría de Educación lo invitó a desarrollar un cambio ambicioso en la metodología y la infraestructura de los nuevos colegios distritales.

Por PAMELA LÓPEZ

“Queremos que los estudiantes se apoderen de su aprendizaje, que no sean personas pasivas, sino que por el contrario se unan y colaboren”, Frank Locker.

300

milones de pesos invirtió en la primera etapa el Gimnasio Los Caobos en Bogotá con la implementación del modelo  “Educación del Siglo XXI”.


Gracias a la invitación que le hizo uno de sus estudiantes en la Universidad de Harvard, el arquitecto y maestro Frank Locker llegó a Colombia en 2013 para trabajar en la remodelación del Gimnasio Los Caobos.

El modelo tuvo tanto éxito que la Secretaría de Educación puso los ojos sobre él y lo invitó a desarrollar un cambio ambicioso en la metodología y la infraestructura de los nuevos colegios de la capital. Locker habló con PUBLIMETRO sobre los nuevos retos que se propone junto a la ciudad en materia educativa.

Exactamente, ¿en qué consiste la Educación Siglo XXI?

Las nuevas metodologías de enseñanza proponen cambios que están enfocados en los estudiantes y no tanto en los profesores. Queremos que los estudiantes se apoderen de su aprendizaje, que no sean personas pasivas, sino que por el contrario se unan y colaboren.

Sin embargo, ninguno de estos valores resulta importante en la educación que imparte un colegio tradicional en Colombia. En estas instituciones quieren solo jóvenes buenos para escuchar, pero sobre todo les encanta que sean pasivos, pues no han entendido que las necesidades del mundo exterior y, en especial, las del mundo de los negocios requieren de un cambio de pensamiento y actitud por parte de los jóvenes.

Su modelo se enfoca en la arquitectura, ¿cuál es la importancia?

Hay una relación directa entre el tipo de educación que se imparte y la arquitectura del espacio de aprendizaje. Es decir, si queremos seguir con el tipo de educación actual en Colombia, en la que hay un grupo de expertos que hablan todo el tiempo y unos estudiantes pasivamente sentados y tomando apuntes, podemos mantener la arquitectura de espacios cuadrangulares, en los que los pupitres miran hacia el tablero, sin mayor conexión con nada más.

Pero si por el contrario queremos un tipo de educación que promueve gente apasionada que busca el conocimiento a través de la investigación en equipo y de sus propios descubrimientos, necesitamos salones interconectados, donde los trabajos sean interdisciplinarios. Este tipo de aprendizaje no puede ser contenido solo en un salón, es necesario salir a los corredores y adecuarlos para que también estos sirvan para aprender. Me gusta pensar que la relación entre la arquitectura y la educación es como el ADN, en donde hay dos cadenas que se complementan entre sí.

¿Cuál es el plan que va a desarrollar con el distrito?

El distrito tiene un plan muy ambicioso, pero estamos ahora en la primera etapa. Estamos creando un concurso de arquitectos, para que sean éstos quienes diseñen los nuevos paradigmas de la educación y después vamos a construir estos edificios mientras el distrito capacita a los profesores en el nuevo tipo de educación.

Usted ya logró la remodelación del Gimnasio Los Caobos, que es un colegio privado. ¿Cuál fue el valor total de la inversión?

En el Gimnasio los Caobos se han remodelado cuatro de los salones de bachillerato y cuatro de primaria, pero aún seguimos trabajando. Es un proceso que lleva tiempo y es importante que se haga de esta manera para que todo el mundo pueda ir probando las ideas. Esta primera inversión fue de $300 millones y en un año haremos más aulas y tal vez sean diferentes, según lo que hayamos aprendido con la experiencia anterior.

¿Qué condiciones se deben dar en un colegio para que funcione su modelo?

Estamos hablando de nuevas herramientas y también de cambios en los planos del edificio y de accesos para la comunidad del colegio. Hay que lograr que cada metro cuadrado tenga mayor utilidad y que cada espacio de circulación pueda ser utilizado para el aprendizaje; hay que reorganizar los espacios donde están la biblioteca, la sala de cómputo, la cafetería, para que la comunidad pueda utilizarlos los fines de semana. Hasta los espacios abiertos pueden ser utilizados para eventos como bailes y obras de teatro. De esta manera los edificios trabajan más y todo el mundo gana.

LEA TAMBIÉN

Colegio donde estudiaba Sergio Urrego se tiene que cerrar

10 razones para pensar que Gustavo Petro sí ha sido buen alcalde

Estas son las zonas de Colombia que tienen la mejor educación

 MÁS VIDA CON ESTILO

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo