“Amigos con derechos”, relación ideal para el que no quiere compromisos

Según el estudio realizado en la Universidad de Michigan, el 60% de las personas consultadas se ha visto involucrada en una relación de este tipo.

Por publimetro
10%

de las personas que fueron “amigos con derechos” evolucionaron a una relación más seria

“La mayoría de las personas que entran en una relación de estas no desean entablar algo estable, sino que buscan satisfacer una necesidad sexual puntual de manera segura y confiable”: Timothy Levine, Ph.D., profesor de comunicación en la Universidad de Michigan.

“El arrocito en bajo”, “el calentado”, “al que llamo solo para aquello”… en fin, a los amigos con derechos se les conoce en el “bajo mundo” de muchas maneras. Y decimos en el “bajo mundo”, porque es algo que se habla en privado y solo con personas cercanas.

Esto ha intrigado por años a la comunidad científica, que ha estudiado por años el calificativo “amigos con derechos” y la realidad de esta relación ya que, aunque existen más alternativas como una simple amistad o un noviazgo más serio, las personas se decantan por esta forma de interacción.  

Este término, aunque interpretado de muchas formas, no es nada diferente a una amistad que tiene o se permite cierto nivel de intimidad. Es una relación pactada que se mantiene en secreto y solo se comparte con el círculo de amigos más cercano. Se caracteriza por lazos suficientemente fuertes y estrechos que permiten pasar a un siguiente nivel sin generar ninguna clase de compromisos.  

Un estudio realizado por A. D. Weaver, K. L. MacKeigan y H. A. MacDonald resalta que las personas que se mostraban de acuerdo con este tipo de amistades, la consideraban la mejor opción para el estilo de vida que llevaban;   exaltaban la seguridad, el confort y la confianza de permitirse algo con un amigo o amiga; le daban gran importancia a la libertad y el control sobre sus situaciones amorosas y sus vidas en general; y alababan el fácil y poco protocolario acceso al sexo.

El estudio también revela aspectos negativos como la posibilidad de salir herido, arruinar la amistad y tornar la relación en algo incómoda y complicada. Para que esto no suceda es clave entender los riesgos y los beneficios, tener una detallada discusión con la contraparte y actualizar al amigo(a) acerca de cualquier cambio en los sentimientos.

Un estudio realizado por la Universidad de Michigan arrojó que el 60% de los estudiantes ha estado involucrado en al menos un acuerdo de amigos con beneficios a lo largo de su vida. De estos, solo el 10% evolucionó a relación de pareja; el 74% restante afirmó que su amistad no se vio afectada al terminar el “acuerdo”.

Tal y como lo afirma Timothy Levine, Ph.D., profesor de comunicación en la Universidad del Estado de Michigan, “la mayoría de las personas que entran en una relación de estas no desean entablar algo estable, sino que buscan satisfacer una necesidad sexual puntual de manera segura y confiable, por lo que afirman que dormir con un amigo es más seguro que hacerlo con un extraño”.

Independientemente de las opiniones que puedan generar este tipo de encuentros, es indiscutible su existencia y cada vez más frecuencia en la sociedad actual. Sin embargo, es necesario precisar que el compromiso, la lealtad y la sinceridad, siguen siendo supremamente importante para evitar contratiempos, heridas e incluso enfermedades.

LEA TAMBIÉN

CONCURSO: Publimetro y Poker te regalan un gran parche para el Día de los Amigos

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo