Póngase bella con la técnica de las cuatro R’s

Dejar el cuidado de la estética facial a la libre evolución del tiempo ya es cosa del pasado. Ponle tu mejor rostro al 2015 manteniéndote joven sin necesidad del bisturí.

Por Publimetro

Este año se impone la tendencia de conservar un aspecto joven y saludable por medio de la técnica de las cuatro R’s.  

Según estudios realizados por la Academia Norteamericana de Cirugía Plástica y Estética (ASAPS), la aparición de los signos del envejecimiento es una de las preocupaciones que atormenta no sólo a las mujeres sino también a los hombres hoy en día.

Sin embargo, gracias a los avances médicos, hoy en día se cuenta con prácticas más sencillas y mínimamente invasivas en medicina estética, que permiten rejuvenecer al ritmo del futuro pero con la edad del pasado.

La técnica de las cuatro R: relajar los músculos, recuperar el volumen, redefinir los contornos faciales y revitalización de la piel, se impone.

Relaje los músculos: para relajar los músculos, el procedimiento más utilizado por hombres y mujeres en el mundo es el Botox. Este método se ha convertido en el aliado contra las arrugas dinámicas, aquellas que aparecen con los movimientos y expresiones en el rostro. 

Recupere el volumen: en la edad adulta se disminuye la producción de colágeno y elastina, ocasionando arrugas donde los músculos faciales se contraen. Normalmente, los tratamientos estéticos más utilizados consisten en darle volumen a ciertas zonas del rostro con la ayuda delácido hialurónico.

Redefinir los contornos faciales: debido a la pérdida de ácido hialurónico, sustancia natural producida por el organismo, se disminuye la función de retención de agua y aporte de volumen en el rostro, esto ocasiona también la pérdida de los contornos faciales.

Revitalización de la piel: con el paso de los años la piel pierde su textura, luminosidad, humedad e incluso su color puede variar. Esta pérdida se ve reflejada en la apariencia opaca, flácida y deslucida de la misma. El tratamiento de revitalización devuelve el aspecto de la piel, su luminosidad y elasticidad.

Un verdadero cambio de imagen no es sólo cuestión de belleza física o apariencia, sino un cambio de actitud que le permita verse y sentirse bien.

Lea también

 
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo