Con la menopausia la vida no se acaba

Una visita periódica al médico, la buena alimentación, cero estrés y ejercicio constante nunca sobran.

Por PAMELA LÓPEZ

Si usted, querida lectora, entró a la menopausia no se preocupe, pues sus síntomas afectan a más del 70% de las colombianas y pueden variar desde somáticos, urogenitales y psicológicos, según Camilo Rueda, ginecólogo especialista en menopausia de la Clínica de la Mujer.

Tenga en cuenta que todas pasarán por esta etapa de la vida. De hecho, el proceso de la menopausia se presenta generalmente entre los 45 y 55 años cuando el periodo menstrual no llega durante un año en el que son más evidentes los cambios físicos, afectivos, psicológicos, metabólicos y cardiovasculares.

Es ahí cuando el cuerpo produce cantidades menores de hormonas y muchas mujeres suelen buscar tratamientos para que sus síntomas no afecten su estilo de vida. Para Victoria Cabrera, coordinadora de investigación del Instituto de la Familia de la Universidad de la Sabana, la ayuda psicológica es clave: “en la medida en que la persona esté ocupada tendrá un buen nivel de salud mental. En la época de la menopausia las mujeres se han jubilado o están en casa y la idea es que practiquen algún deporte o realicen alguna actividad, así no se verán impactadas de forma negativa”.

Sin embargo, esté atenta porque según Rueda “los cambios que se presentan en la época menopáusica pueden convertirse en factores de riesgo para enfermedades crónicas”. De acuerdo con los lineamientos de la Asociación Colombiana de Menopausia, estas mujeres deben ser valoradas médicamente de forma integral con el fin de garantizarles un proceso sano que les permita tener una buena calidad de vida.

“Es importante que la familia entienda que a veces sus bruscos cambios de actitud no son voluntarios, todo se debe al bajón de hormonas que sufren. Lo mejor es apoyar a esa mujer que necesita sentirse útil e incluida”, aseguró Cabrera.

Todo lo anterior hace parte del estilo de vida que deben llevar, pues el bienestar y tranquilidad son las claves para que todo a su alrededor fluya. “Los hijos deben incluir a su mamá y no verla como la mujer que está pasada de moda, más bien acercarla a nuevos planes, a la tecnología e invitarla a que tenga la mente ocupada”, añadió.

Así mismo, la Asociación resalta la importancia que tiene para la mujer la prevención y los cuidados desde la niñez, basados en un estilo de vida saludable que le permita disfrutar de una madurez sin complicaciones.

Los especialistas coinciden en que es fundamental que la mujer sea consciente de esta etapa de su vida, para que pueda adquirir la información necesaria, poner en práctica las recomendaciones del médico y vivir la menopausia con completa normalidad.

Síntomas

Camilo Rueda comentó que la sintomatología se puede dividir en tres esferas, según el tiempo que dure y el momento en que se manifiesten.

Síntomas somáticos: como oleadas de calor presentes en las madrugadas, aumento de sudoración, trastornos del sueño, resequedad en la piel, dolores musculares y articulares.

Síntomas psicológicos: cambios en el estado de ánimo y episodios de ansiedad y depresión.

Síntomas urogenitales: pueden presentarse cinco años después del inicio de la menopausia; como resequedad vaginal, disminución del deseo sexual, dolor durante las relaciones sexuales, cistitis, infecciones urinarias, flujo vaginal, e incluso algunas mujeres manifiestan alteraciones en la función urinaria como la incontinencia debido a los cambios hormonales.

RECOMENDACIONES

“Una mujer en etapa menopáusica que no consulte al especialista a largo plazo está expuesta, entre otras causas, por la disminución de la actividad hormonal, a presentar problemas que van a generar una mayor morbimortalidad y van a disminuir su esperanza de vida”, aseguró Rueda.

Por eso se recomienda que intenten con alguna actividad física, puede ser yoga, salir a correr o tener una labor de medio tiempo si es jubilada.

Aunque existen varios tratamientos para que esta época no “pegue tan duro”, es el médico el que decide qué hacer y cuál es la salida apropiada para esa mujer. Con esto no solo se contrarrestan los síntomas, sino se protege su salud.

Rueda puntualizó que al momento de establecer un tratamiento es importante analizar la función metabólica, la tiroides, los niveles de azúcar en sangre; realizar pruebas de tipo ginecológico, ecografía y mamografía, así como exámenes para revisar el estado de los huesos y de los niveles hormonales, entre otros, para determinar que no existan riesgos en la mujer y así dirigir mejor el tratamiento que se va a implementar.

Por supuesto, una visita periódica al médico, la buena alimentación, cero estrés y ejercicio constante, nunca sobran.  

LEA TAMBIÉN

FOTOS: Estos son los “meninistas”, hombres que se burlan del feminismo

El colágeno no se come, acá le decimos por qué

30 minutos de ejercicio al día reducen el riesgo de cáncer de mama

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo