Atento: aprenda a detectar si un menor sufre abuso sexual

Por Publimetro

El abuso sexual ocurre en los entornos cercanos de los niños y las niñas, incluso está más a la vista de lo que se cree y en la mayoría de los casos ocurre por tiempo prolongado y se conserva como un secreto.

Es importante que como padre o madre crea en sus corazonadas, pues estas pueden ser una alerta para la protección de sus hijos e hijas.

Tenga presente que es muy difícil para un niño, niña o adolescente víctima de abuso sexual contar lo que está sucediendo y pedirle ayuda, así que de su actitud depende que él o ella sientan que puede confiar en alguien y que merece protección. Hoy la Fundación Plan, con un trabajo de más de 52 años acompañando el andar de los niños y niñas en Colombia, quiere invitarlo a poner sus seis sentidos para detectar algunas señales y sospechar que un niño o una niña puede ser víctima de abuso sexual.

1.Abra los ojos: Si ve que el niño o niña tiene morados, rasguños, enrojecimiento, heridas en cuello, boca, senos, nalgas, bajo abdomen o muslos esté atento. Si además ve que su hijo tiene dificultad para caminar o sentarse y su ropa interior esta manchada o rota sin causa conocida ¡averigüe más! Y no se quede con la primera explicación.

2.Pare oreja: si escucha que un niño o niña vuelve a mojarse en la cama, hablar a media lengua. Cambia los hábitos de comida y de sueño, comiendo demasiado, dejando de comer o teniendo miedo excesivo de irse a dormir, es importante que esté atento. Pero si además el niño o la niña tiene comportamientos sexuales inadecuados como tocarse los genitales en público, proponer juegos con contenido sexual o hace comentarios obscenos sobre sexualidad por medio de comentarios que serían usados por adultos, ¡pregunte!. Que esta información no se quede en rumores y como un comportamiento normal.

3.Use su intuición: si nota que su niño o niña presenta signos de tristeza y aislamiento, que prefiere la soledad y no se anima con ninguna actividad. Además da muestras de agresividad contestando mal, estando de malgenio la mayoría de tiempo y causándose heridas o lesiones. Y en el colegio tiene dificultades para concentrarse, hacer tareas y su rendimiento es bajo. ¡Sospeche! Es probable que sea víctima de abuso sexual y necesita de su protección.

4.No calle: usted como padre, madre, tío, tía, vecino o vecina tiene la responsabilidad de actuar para proteger a niños y niñas. El abuso sexual es un delito que atenta contra la dignidad de los niños y las niñas y su atención integral es un derecho que la familia y las instituciones deben garantizar de la mano de servicios suficientes y de calidad.

5.Préstele atención: Un niño o niña no entiende lo que está pasando cuando es víctima de abuso sexual. Siente miedo, tristeza, rabia, culpa, por ello si le cuenta que es víctima de abuso sexual, créale. Pregunte antes de reaccionar y piense antes de responder. Es importante que le muestre todo su interés permitiéndole hablar sin interrupción, mostrándole respeto y en ese momento no les pida mayores detalles. Por último y no por eso menos importante, dele todo su apoyo. Reconozca que es muy valiente al contar la situación. Dígale con claridad que no es su culpa y que es necesario buscar ayuda.

6.Actúe: Tener que contar los hechos que se presentaron a diferentes personas y pasar por exámenes físicos varias veces es revictimizar a los niños   y las niñas. Evite esto, recurra directamente a las entidades competentes de salud, justicia y protección. Es importante que sepa que cualquier acción debe tener en cuenta el bienestar y seguridad de la niña o el niño.   Maneje con cuidado y prudencia la información. Sólo quienes tienen responsabilidad de proteger al niño deben saber lo que pasó.

Recuerda: Es importante que esté atento a los cambios que se generan de forma inexplicable en las niñas, niños y adolescentes. Es vital prestar atención a estas situaciones que aparecen de forma inesperada, buscando el origen de la situación de cambio y acompañando al niño o niña en la comprensión de la misma. Recuerde que los niños, niñas y adolescentes no tienen precio.

Lea también

Identifique cuando su hijo es víctima o ejerce la violencia escolar

Problemas de aprendizaje de un niño tienen solución en aula de clase no con un psicólogo

 
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo