Si montarse a un avión le da pavor, siga estos consejos

Por CAMILA BERNAL ESCORCIA

Viajar es tal vez una de las actividades que más disfrutamos. Sin embargo, hay quienes prefieren hacerlo por carretera, pero no por economía o por disfrutar de sus paisajes, sino porque montarse a un avión representa uno de sus mayores miedos.

Si usted hace parte de ese grupo, acá le damos algunos consejos para relajarse y no perderse ninguna oportunidad debido a sus temores y, por el contrario, aprender a disfrutarlos.

Evite los afanes
Salga con tiempo de su casa y deje todo preparado, como el equipaje, los documentos, etc. Si evita tener que correr y por ende el estrés que esto conlleva, le será más fácil relajarse. Asimismo, descanse bien la noche anterior.

Vístase cómodo
Sin importar si el destino está a pocas o muchas horas, es clave vestirse ligero y con ropa que le permita moverse libremente y que no le afecte la circulación sanguínea.

Distráigase
Lo mejor que puede hacer es pensar en otra cosa durante el vuelo, así que lleve música relajante o su música favorita, esto puede ayudarle a no pensar en lo que está sucediendo en ese momento, especialmente durante el despegue y el aterrizaje. Puede también leer un buen libro, hablar con su compañero de asiento o dormir.

Piense positivo
Lo mejor que puede hacer es pensar que nada malo va a pasar. Tenga en cuenta que los aviones son un medio de transporte muy seguro y, aunque los accidentes existen, realmente son pocos. También le ayudará pensar en lo que disfrutará cuando llegue a su destino para que de esta forma pase un buen rato desde el momento que salga de su casa hacia el aeropuerto.

Si le es difícil distraerse puede repetirse frases relajantes o de seguridad, por ejemplo, la información de seguridad del vuelo que puede encontrar en el asiento de enfrente. Repítalo varias veces para disminuir los nervios y la ansiedad.

No se siente en la ventanilla
Este es uno de los puntos más importantes. Si le tiene miedo a volar seguramente estará pendiente del funcionamiento del motor o que no le pase nada a las alas, lo que puede empeorar las cosas. Por esta razón, lo mejor es alejarse de allí y distraerse en otra actividad.

Viaje acompañado
Lo más recomendable es que viaje con alguien de su familia o alguien de confianza para que, si se encuentra muy nervioso, la persona pueda apoyarlo y ayudarle a tranquilizarse y distraerse. En caso de no poder hacerlo hágale saber a la tripulación su miedo para que puedan acompañarlo en los momentos críticos.

Haga ejercicios de relajación
Cuando haya turbulencia puede practicar ejercicios de relajación: respire profundamente y exhale varias veces. En su mente siempre debe pensar positivo y recordar que es normal que se presente en cualquier momento. También puede funcionarle, observar a quienes se encuentran a su alrededor lo que puede llegar a darle más confianza.

No coma ni beba en exceso
Procure no comer y tomar en exceso previo a su vuelo. Tomarse un trago antes de abordar puede relajarlo, pero pasarse de copas puede resultar perjudicial para usted y para los demás pasajeros.
 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo