En 2014 Herencia de Timbiquí quiere apostarle al Grammy

Por Colprensa

Luego de haber sido galardonados como el grupo musical afrocolombiano del año, Herencia de Timbiquí habló sobre sus más recientes logros, su experiencia en el exterior, el proyecto musical y lo que viene en adelante para estos caucanos.

Este proyecto nacido en el año 2000, dentro de sus más sonoros logros tiene la obtención el pasado mes de marzo de la Gaviota de Plata de Viña del Mar (Chile). Además, con su canción ‘Amanecé’ estuvieron varias semanas como número uno en el Top20 de Señal Radio Colombia; también encabezaron la lista de nominados a los Premios Shock con cuatro de las categorías más importantes.

Igualmente, la voz del grupo Bégner Vásquez, aseguró que durante este tiempo de carrera artística han logrado hacer un proyecto más que musical, muy fuerte culturalmente. Utilizan casi todos los instrumentos del Pacífico y hacen de cada composición un poema que solo se puede disfrutar con los órganos adecuados.

Vásquez comentó que en marzo de 2014 espera que salga su más reciente producción y aseguró que el logro será apuntarle al premio Grammy.

– ¿Cómo fue el inicio del grupo?
El grupo empezó en Timbiquí (Cauca) y en principio todos éramos de ese municipio, luego ya con casi cuatro años de conocernos allá nos movimos a Cali y allá conocimos al resto de chicos que son del Valle y empezamos a pensar en hacer un propuesta distinta, porque lo que teníamos era música del pacífico orquestada. A finales de 2005 se nos ocurrió empezar a hacer una fusión de la música de nuestra región pacífica con las diferentes músicas del mundo: jazz, funky, reggae, soul y todo lo que se te ocurra; hemos ido metiéndonos en diferentes esferas de la música.

– ¿De dónde nació el nombre?
El nombre se toma por el municipio. El “herencia” se toma porque todos nuestros padres, nuestros abuelos y ancestros, siempre tuvieron una relación estrecha con la música. Así como le apostamos a esos sonidos también lo hacemos con la cultura.

– Con todo el auge reciente de la música del Pacífico ¿por qué creen que son una propuesta diferente?
Nos hemos caracterizado por tener una identidad y un sonido, ya que todos trabajamos en los arreglos, cada quien aporta en la banda lo que sabe, entonces eso coge un color y una sonoridad características y eso es lo que nos hace propios.

– Otras propuestas y sonidos del pacífico ¿qué tan parecido son a ustedes?
La música del Pacífico es una sola; teniendo en cuenta de que sonidos como ‘Chocquibtown’ son mucho más electrónicos, las semejanzas entre ambos podrían ser muy pocas porque nosotros utilizamos la organología completa de lo que son los grupos del Pacífico. Nuestras bases rítmicas siempre se han mantenido y casi no se sustituye nada; cuando los instrumentos van cambiando, así mismo el estilo musical.

– ¿Qué fusión prefieren hacer?
Cuando la música llega a Herencia de Timbiquí proviene de la imaginación, luego pasa por el estudio y al oído del resto de compañeros y ahí se va gestando la propuesta; no hay ninguna inclinación hacia ningún estilo cargado, si no que si una canción nos suena más en un estilo pues lo hacemos. Depende de si el ritmo nos cuadra con el bunde o con lo que queramos hacer lo vamos mirando sobre la marcha, luego lo direccionamos y le damos ese tratamiento.

– ¿Cómo es la parte de la herencia familiar dentro del grupo?
Nosotros jamás en la vida imaginamos que nos fuéramos a conocer, cada integrante de los vallunos que se iba uniendo, tenía también familiares relacionados con la música, además tenemos nuestro pasado de raza negra. Las abuelas siempre fueron una influencia.

– El momento de componer…
Fue algo que heredé, mi abuelo lo hacía y mi papá era muy bueno también para eso. Pero para mí componer es como lo que soy yo y pues he tenido todos los materiales para expresarme, ayudado en que me gusta mucho la lectura, he tenido muy buenos profesores de literatura y he estado siempre rodeado de personas que van muy acorde con el lenguaje que yo manejo. Me apoyo mucho en esas cosas cuando por alguna razón me quedo sin argumentos. Hago cosas cotidianas, vivencias, a veces nos ponemos retos de cantarle a algunas cosas específicas. No tenemos límites a la hora de hacer música.

– ¿La música por qué zonas los ha llevado?
Este año logramos visitar todo el Valle, hemos recorrido algunos lugares del Cauca, hemos estado en Medellín, en Bogotá varias veces, Cartagena y San Basilio de Palenque. También hemos estado mucho tiempo por fuera, por ejemplo fuimos a Zambia, Zimbawe, Rusia y Chile.

– Trayectoria y evolución musical…
El grupo se conformó en 2000 participando en concursos muy locales. Digamos que desde 2001 hasta 2006 el grupo se movía en el círculo del premio Petronio Álvarez y en Cali aclarando ideas, mirando elementos, tirando sonoridades, viendo cómo funcionan los teclados y varias cosas más. Por ahí fuimos descubriendo mucha similitud con música autóctona de otras regiones del mundo. Después de eso pensamos en avanzar e imaginar, así como en crear responsabilidades en el grupo, unos percusión, producción, marimbas y así.

– ¿Cómo nació el primer álbum?
Se llamó “De mangle a mago y siguiendo el camino”, y fue en 2004 luego de haber quedado finalistas del Petronio. Con es plata arrancamos y pudimos hacer ese primer disco que realmente tiene más ganas que calidad porque era como el sueño de grabar y entrar en esa dinámica en la que se aprende muchísimo.

– El segundo álbum…
Ese se llama “Villancicos negros” y fue pensando en una propuesta mucho más autóctona de los arrullos que se hacen en épocas decembrinas en el Pacífico, allí no nos vemos reflejados toda la banda pero fue una buena producción. Ya en la tercera grabación, que fue el que todos esperábamos y con el cual empezamos a sentirnos satisfechos se llama “Tambó” y está casi que se agota. Además, ahora mismo estamos trabajando en el más reciente álbum que saldrá en marzo de 2014 al público y si se llamará “This is gozar”.

– Luego de tantos álbumes ¿cómo han visto la mejoría musical del grupo?
Ahí tenemos una anécdota y creo que fue donde todo el mundo reaccionó. Fue precisamente en un viaje que tuvimos a Suiza a un festival de jazz en 2010, donde la primera noche abría Phill Collins, Norah Jones y todos los grandes de ese género, lo que nos abrió el panorama. Creo que la evolución de un grupo se basa en ir en conjunto y aquí pasa eso, tenemos un buen barco con unos excelentes marineros y donde tenemos una comunicación casi que telepática, además queremos que la música trascienda.

– ¿Cómo reacciona el extranjero con la música de Herencia?
Es una vaina loca, nos pasó en Canadá que en pleno festival estábamos ahí y en principio no se veía mucha gente, pero cuando empezó a sonar la marimba la gente empezó a llegar y cuando ya íbamos a tocar no le cabía una persona al parque. Empezamos a tocar y la gente como que no sabía qué hacer, estaban enloquecidos bailando como lo sentían, terminaron sin camisa gritando ¡Colombia, Colombia!. Personalmente, siempre espero con ansias el momento que toquemos, porque es nuestra mejor carta de presentación, nuestro en vivo es mejor que nuestro discos.

– El premio de Chile…
Fue algo distinto porque desde que nos bajamos del avión nos sentimos ídolos, la gente ya nos reconocía y quería tomarse fotos. También quienes competían eran fanáticos nuestros, había gente de Panamá, Islandia, Argentina, Italia, Venezuela, Estados Unidos y Perú, y todos nos identificaban. Ya en tarima fue mágico, ahí se nos “meten los espíritus” como decimos en el Pacífico, y cuando estamos ahí la “rompemos”.

– ¿Cuáles son los proyectos a corto plazo de la agrupación?
Tenemos los primeros dos meses del año tapados de trabajo de un proyecto en el exterior, luego regresamos para hacer el lanzamiento del disco, tenemos que hacer dos videoclips de dos sencillos. Uno de ellos será la canción “A tu manera”, que es una fusión de aguabajo con reggae, y ya en julio viajamos a Europa durante un mes en varios festivales de verano y luego, en noviembre, en Estados Unidos.

– ¿Qué expectativa tiene este disco?
El gran objetivo es apuntarle a un Grammy, esperamos que los premios lleguen con el trabajo.

Lea también

Empieza en la capital el Bogotá Music Market

La maestría de Elton John y Miguel Bosé dejan su impronta en Viña del Mar

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo