Fotos: ‘El cacique’ del vallenato fue despedido por su pueblo

Por Publimetro Colombia

Una impresionante caravana partió de la mítica plaza ‘Alfonso López’ con el féretro de Diomedes Díaz Maestre abordo de un carro de bomberos a las 2:40 de la tarde con destino al cementerio Jardines del Ecce Homo, donde ingresó a las 5 de la tarde en medio de un río humano que se volcó a las calles para despedir a su ídolo.

Los familiares y seguidores recorrieron dos kilómetros a pie por la céntrica carrera 9 hasta las afueras de Valledupar, donde hoy reposan los restos del máximo exponente del vallenato, muerto la madrugada del domingo por causa de un paro cardio respiratorio.

“Diomedes, Diomedes, Diomedes”, “Cacique, Cacique, Cacique”, “El 26 del mes de mayo, nació un niñito en el año 57”, fueron las palabras convertidas en coro que de manera constante repitieron sus fans, muchos de los cuales nunca abandonaron la Plaza Alfonso López durante los 3 días que permaneció el cuerpo en cámara ardiente, algunos hasta recibieron Navidad a su lado.

La despedida de este artista inició a las 11 de la mañana con una misa celebrada por el sacerdote Enrique Iceda, donde los cantos contaron con la nota del acordeón del Rey de Reyes, Hugo Carlos Granado. En ésta el presbítero recordó que el tiempo era frágil y comparó a Diomedes con una estrella fugaz que iluminó con mucho brillo el espacio, pero al final, igual que todos, debía partir, por ello era importante perdonar.

La gran parranda
En medio del dolor por la pérdida de un artista que movió masas, su pueblo compungido le dijo adiós tal y como él quería, en medio de una parranda donde el duelo se combinaba con cantos, sonrisas y lágrimas.

Los primeros en evocar a ‘El Cacique de La Junta’ fueron Los Niños del Vallenato de Andrés ‘El Turco’ Gil, quienes interpretaron de una forma magistral el merengue ‘A mi papá’. También brillaron las notas del ‘Turco’ con el vals ‘Tristeza del alma’, petición que Diomedes le hiciera en vida para el día que dijera adiós.

Luego el turno fue para los hijos del artista, Rafael Santos y Martín Elías, interpretando el primero ‘Mi muchacho’, letra que su padre hizo en su honor cuando era muy pequeño, donde le dejaba claro que no le importaba lo que fuera en su vida, porque sólo pretendía que fuera el mejor; mientras que el llamado ‘Gran Martín Elías’ cantó ‘Mi primera cana’, tema donde Diomedes deja ver cómo los años comienzan a pasar por su existencia.

Aquí también se hicieron escuchar sus amigos Poncho Zuleta, Jorge Oñate, Iván Villazón, Peter Manjarrez, su ex compañero de fórmula Iván Zuleta y Silvestre Dangond, todos acompañados por el conjunto de ‘El Cacique’, hombres tristes que dejaban enjuagar sus rostros por lágrimas, pero se mantenían firmes rindiendo homenaje al líder con quien compartieron durante largos años.

Su última morada
En medio del licor y el dolor los seguidores del artista le dijeron adiós en el cementerio, donde resulto difícil el control de la policía porque todos querían ver a su ídolo, por ello terminaron en enfrentamientos en las afueras del lugar y algunas tumbas fueron afectadas por la cantidad de asistentes que entrada la noche se negaban a partir del sitio.

“Calama señores, Diomedes no merece que se despida así, sus seguidores debemos tener un buen comportamiento”, fue el llamado hecho por varios fans del artista, quienes aseguraron que hoy madrugaran para volver a este sitio, porque desean mantener su bóveda llena de flores y compañía.
Desde ayer el hombre que multiplicó el vallenato entre el pueblo tiene una nueva morada, ‘El Cacique’ dejó sola a una tribu que hoy sólo puede alimentar recuerdos a través de sus cantos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo