Seis claves del fenómeno "Breaking Bad"

Por Rodolfo Guzmán, director de cine y actual presidente de la Academia Jalisciense de Cinematografía/Publimetro México

¿Por qué ‘Breaking Bad’  logró convertirse en una de las series con mayor audiencia del año ? Aquí se  lo explicamos
 

Personajes

La forma en que se ha construido a Walter White es estremecedora. Mientras que en otras series los personajes principales se sofocan al pensar que es de ellos el poder de discernir entre el bien y el mal, lo correcto o incorrecto, con Walter la cosa se puso seria. Ya no parecen quedarle dudas. Es como si a este profesor de química convertido en matón cocinero de metanfetaminas, se le hubiera revelado la verdad absoluta.

De menos a más

Pasó varios años sin recibir el reconocimiento como mejor serie dramática del año. Hoy supone la consolidación de un producto con una extraña y loable habilidad para sintonizar con el público ofreciendo, además, una trama cuidada que, aunque con altibajos, trata al espectador como un ser adulto e inteligente.
 

Rompe estereotipos

Con personajes como Skyler, se mostró a la mujer más allá de su rol como esposa. Los críticos han mencionado el tema de la innovación, de romper paradigmas y hacer que los personajes se vayan transformando.


  Poder de fascinación

Parte del personaje principal: un profesor de química enfermo de cáncer forzado a delinquir para ayudar a su familia a subsistir pero que, poco a poco, se siente atraído por el mal. La serie apela a los bajos instintos y perfila una galería de personajes fáciles de empatizar. El espectador se sintió atrapado en esa caída de repercusiones progresivamente graves e impredecibles. Es el poder de la ficción.

Espectadores

La audiencia en Estados Unidos ascendió a 6.6 millones, superando el registro del capítulo inmediatamente anterior, que reunió a 6.3 millones de seguidores. Lo que ha hecho grande a esta serie televisiva, que en menos de un año duplicó su audiencia, ha sido su capacidad para desentrañar las motivaciones del ser humano. Más allá de la trama y del problema del narcotráfico.
 

Va por récords

El capítulo final del domingo va camino de batir todos los récords. La imagen de Bryan Cranston con su sombrero, transformado en Heisenberg, es ya un ícono de la cultura popular. Y el año que viene se puede repetir el éxito en los Emmy con las actuales emisiones. Todo lo que les queda ya a los fans es esperar que el último episodio, el que cerrará una historia oscura y extrañamente adictiva, no decepcione.

Análisis: Más razones

Cuando conocí Breaking bad, lo primero que llamó mi atención fue el personaje que interpretaba Bryan Cranston, Walter White, que fue muy particular. El formato de su producción, siempre arrancando con un prólogo que te invitaba a la reflexión y no sabíamos si ese prólogo sería información importante para el final de temporada o para el mismo episodio, eso fue el sello durante todas las temporadas.

El término adictivo emana muy bien en la serie, lo que lo hace única e irrepetible; por lo general en una historia tienes a un personaje que conoces, pero en Breaking bad desconoces a tu protagonista y desde el título marcó la pauta.

Es una material para estudiar, analizar y disfrutar. Breaking bad provocó una adicción entre la audiencia, con seguidores de todas la edades que encontraron una obra maestra en la televisión.

Lea también

MÁS ENTRETENIMIENTO AQUÍ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo