Vea por qué se le cae la señal a su celular

Por Colprensa

La calidad de la telefonía celular es, sin duda, tema de continua discusión entre los actores políticos, económicos y sociales del país pues, es un asunto que afecta indistintamente a todos los ciudadanos que se debaten a diario entre llamadas caídas y la interrupción en el servicio de datos.

En lo corrido del año, el porcentaje promedio de llamadas caídas mensualmente se ha situado en cerca 60 millones de llamadas al mes (1 por ciento), lo cual implica una llamada fallida por usuario, cada 25 días; según el informe ‘Calidad de telefonía móvil en Colombia’ elaborado por la Cámara Colombiana de Informática y Telecomunicaciones (CCIT) y Fedesarrollo.

Dicha cifra evidencia una mejora frente a los resultados obtenidos al cierre del primer semestre de 2012, cuando ese porcentaje alcanzó el 2,3 por ciento. Sin embargo, fallas como las presentadas por el operador Claro, el pasado miércoles 25 de septiembre, reviven el debate y con ello el descontento de los usuarios.

Pero, ¿por qué es tan vulnerable el servicio de telefonía móvil? Según expertos consultados por Colprensa, son factores de diversa índole los que ponen en jaque la calidad del servicio.

Para el director de la Comisión de Regulación de Comunicaciones, Pablo Márquez, las fallas generalizadas de las redes de comunicaciones son un factor importante que, aunque se presentan eventualmente y no es un problema exclusivo de las tecnologías de la información, afectan la calidad de la prestación del servicio.

El funcionario explicó que “todas las infraestructuras que se componen de redes suelen tener una mayor vulnerabilidad en el sentido de que cuando una de las partes de la red no funciona un buen sector puede terminar afectado. Las redes tienen ese desafortunado diseño”.

El despliegue de infraestructura es otra de las causas por las que la calidad en la prestación de servicios de telefonía móvil se ve afectada. La instalación de antenas presenta obstáculos de carácter geográfico, debido a la topografía colombiana y, además, de tipo jurídico y por ello “no podrá haber buena calidad de servicio de 4G si no hay buen despliegue de infraestructura y este depende de que se permita la instalación de antenas”, afirmó Márquez.

Para Hernán Paz, máster en telecomunicaciones, el déficit en la calidad del servicio se debe al incremento de usuarios, pues -dice- desbordó la capacidad del espectro electromagnético con que cuentan los operadores. “Hay muchos servicios y hay muy pocos recursos para enviar esa información”, sostuvo Paz.

¿Qué hacer para mejorar?

De acuerdo con el director de la CRC, los operadores deben tener claro que hay vulnerabilidades que pueden afectar significativamente a los usuarios, por lo que deben estar preparados para que esas deficiencias se puedan superar en corto plazo.

En ese sentido, las empresas tienen que seguir invirtiendo en mejores sistemas de respaldo para que, en el momento en que un elemento de la red falle, otro lo sustituya.

“Los operadores deben invertir mucho en los sistemas de soporte; es decir, los mecanismos con los cuales buscan evitar que esas fallas se extiendan tienen que ser lo suficientemente robustos, tienen que re-recibir toda la información que recibiría solamente la red cuando funciona normalmente”.

Los operadores, por su parte, han insistido al Gobierno en la necesidad de promover una ley nacional que permita el despliegue de infraestructura para no dejar esto a consideración de los planes de ordenamiento territorial (POT) de cada ciudad o municipio lo que demora los permisos para la instalación de antenas y con ello se ve seriamente afectada la calidad en la prestación del servicio.

Hernán Paz advierte que mientras se buscan soluciones al problema de calidad que se desbordó “el operador celular debe tener una responsabilidad de tipo social en cuanto a no comprometerse con tantos usuarios si su recurso electromagnético asignado por el Ministerio es limitado”, al tiempo que instó al MinTic a “tomar cartas en el asunto porque es el ente regulador de un recurso que es del Estado y si hay escasez o limitación en ese recurso estudie la posibilidad de asignar más para poder que los operadores puedan prestar un buen servicio a los usuarios”.

Vigilancia

En lo que va corrido del año, según el superintendente delegado para la Protección al Consumidor de la Superintendencia de Industria y Comercio, Jorge Sánchez, la entidad ha impuesto sanciones que suman más de 10 mil millones de pesos a operadores de telefonía móvil en Colombia, todo por cuenta de las irregularidades constatadas por el organismo de control, y las cuales han afectado la prestación de un servicio de calidad.

Y la cifra tiende a aumentar pues, actualmente la SIC lleva 15.553 procesos en segunda instancia por litigios entre operadores y usuarios, una cifra que preocupa frente a 2012 el cual culminó con 23.392 trámites.

Las causas son variadas. Según el funcionario el ranking lo encabeza la operancia del silencio administrativo positivo; es decir, la no atención de las solicitudes que hacen los usuarios. En la lista también hay sanciones por temas de facturación, rooming internacional, activación de servicios no autorizados; entre otros factores.

Otros factores

De acuerdo con el estudio sobre calidad de telefonía móvil de la Cámara Colombiana de Informática y Telecomunicaciones (CCIT) y Fedesarrollo, otros factores que afectan la calidad en la prestación de un óptimo servicio son:

– Según los expertos, los amplificadores e inhibidores de señal móvil generan distorsiones en el espectro electromagnético ampliando o bloqueando la señal en los espacios geográficos en que se encuentran ubicados.

Según la Agencia Nacional del Espectro (ANE) el uso de dichos artefactos es común en bancos, cárceles, iglesias, algunas oficinas y colegios, entre otros.

– Los teléfonos no homologados; es decir, aquellos que se comercializan sin pasar por la revisión de las autoridades y aprobación de las compañías operadoras, en Colombia. En este rango se habla de 9 millones de equipos (20 por ciento de los equipos que operan en el país).

A estos dispositivos se les atribuye parte de la afectación al servicio debido a que un número importante de ellos ocupan más de un canal al tiempo, aumentando la congestión de la señal. Además, las entidades de vigilancia y control no tienen conocimiento de dichos dispositivos lo que dificulta la planeación de redes.

El dato

En Colombia hay casi tantos abonados como personas. Al término del primer trimestre del año había 46’375.923 abonados en servicio de telefonía móvil.

Lea también

MÁS VIDA CON ESTILO AQUÍ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo