5 feas situaciones que puede vivir a la hora de viajar

Por Publimetro Colombia

No se alarme. No hablamos de algo parecido a la película Serpientes a Bordo, o del tétrico final de La Playa, con Leonardo Di Caprio. Hablamos de situaciones que probablemente usted vivirá en estas fechas, a la hora de viajar, y que no podrá evitar. Por ello lo preparamos desde ya a tener paciencia, mucha paciencia, y darle buena cara a lo que inevitablemente pueda pasar. 

1. Horribles compañeros de silla: Aplica tanto como para “flotas” como para aviones. Siempre está el compañero que ronca, o el  que desea hacer conversación, pero que nunca lo deja conversar a usted. Puede que ellos sean insoportables, pero nada como un niño pequeño incontrolable que lo raya, lo moja, le pega y le lanza sus chitos sin que su padre pueda hacer nada, o  viajar junto a alguien que no controle sus… emanaciones naturales. Es más difícil de digerir en viajes trasatlánticos o en carreteras montañosas interminables.


2. Broncéate, camarón: Lo del cáncer de piel no es un mito, ni tampoco las compañías de bloqueadores quieren hacerse ricas a su costa. Si usted tiene la piel como la de uno de esos niños de los anuncios vintage de Coca-Cola, lo peor que querrá hacer será “broncearse”. Incluso las pieles morenas se pueden quemar. Nada peor que ver en las playas y piscinas a camarones adoloridos, que pasarán pésimas noches al lado de un tarrito de leche de magnesia.


3. Que le vean la cara: De turista pudiente, o peor aún, de multimillonario anglosajón que pagaría hasta 50 mil pesos por un jugo de sapote. Regatee, y bastante. Muchos turistas comodones  pagan precios ridículos por cosas que en sus lugares de origen valen 5 veces o hasta 10 veces menos.

4. Dárselas de  Anthony Bourdain: No es que lo estemos incitando a llevarse su propia comida desde su lugar de origen (lo que resulta tremendo encarte) o a buscar un McDonald´s apenas llegue. Pero sea cuidadoso a la hora de probar la comida local, mire muy bien sus condiciones higiénicas. No sea que por protagonizar su propio mini-documental gastronómico, termine el resto de sus vacaciones en el baño de su hotel.

5. O peor aún, creerse Kápax: Admítalo, hay cosas que usted no sabe hacer bien, porque no las hace a menudo. Si ha pasado la mayoría de su vida en una oficina, definitivamente sabe hacer mejor cosas como probarse todo el buffete de su hotel Todo- Incluido, salir de compras y pasear por lugares seguros y tranquilos. Por eso, es poco probable que vaya a escalar, a hacer rafting o a meterse con las botas pantaneras en morichales interminables, y salga como el héroe de la selva. Pero si a pesar de esto quiere probar, no trate de hacerse el experimentado. Lento, pero seguro, como dicen por ahí.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo