¿Los implantes de mentón, nuevo Botox?

Salud. La mentoplastia es una tendencia en pleno auge en la cirugía plástica. Conozca las causas de este fenómeno

Por Publimetro Colombia

Según la Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos (ASPS), la demanda se ha impulsado por el aumento de la tecnología de video-chat, la crisis económica y el augurio de su pronta recuperación.

En 2011, los implantes de mentón aumentaron un 71% en relación al año anterior, con un crecimiento superior al de los procedimientos más comunes, como el aumento del senos, la aplicación de toxina botulínica o la liposucción. El cirujano plástico Dr. Darrick Antell, con sede en Nueva York, cuenta cuáles son las razones.

El mentón es el centro de atención. Se puede disimular casi todas los imperfectos, muchos usamos ropa holgada en los días en que estamos “más gordos” y nos ponemos grandes gafas de sol para los días de resaca, sin embargo, no hay mucho que se pueda hacer si no se está contento con la barbilla.

El mentón es un punto de enfoque en el que la mayoría se fija: “Rompe la transición entre la cara y el cuello, marca un punto de referencia, especialmente en personas mayores. Los implantes mejoran la base anatómica del rostro mediante la creación o restauración que define la zona de la barbilla y la nitidez de la línea de la mandíbula”, dijo el doctor Antell.

Además, el mentón hace lucir más joven. “La barbilla y la línea de la mandíbula son las dos áreas de la cara que muestran los primeros rasgos de envejecimiento”, afirmó. Añadiendo que: “Un mentón bien formado (junto con unos pómulos salientes, el tercer procedimiento con más popularidad), actúa como una plataforma sobre la cual, los labios y el tejido blando se pueden adherir y no deslizarse, y así lograr resistir la atracción de la gravedad”.

Otro factor que ha hecho que esta cirugía sea popular es el económico. El deseo de tener mayores ventajas competitivas en el mercado laboral también ha impulsado la tendencia de la mentoplastia: “Los estragos de la inestabilidad económica suelen notarse en la cara”, señaló el médico. “Se ha demostrado que a la hora de contratar gente, inconscientemente tomamos en cuenta a personas con rasgos fuertes. En los nacidos en los sesenta-setentas, cuarentones y cincuentones, este tipo de procedimiento tuvo el asombroso aumento del 77%, ya que son personas que hacen un esfuerzo por mantener su competitividad en el ámbito laboral”.

Ahora, ¿el tamaño importa realmente? Según el Dr. Antell, la percepción que se tiene de aquellos con un mentón bien marcado es la de una persona segura de sí misma, mientras que los que carecen de la línea de la barbilla suelen ser personas mansas y faltas de liderazgo, funciona inconscientemente.
Cierre los ojos y trate de imaginar a Arnold Schwarzenegger con un mentón pequeño. Imposible, ¿verdad?

El punto es que las personas con barbilla prominente son, por lo general, vistas como atractivas y seguras.

Finalmente, ¿cómo se pide un mentón? El cirujano sugiere utilizar un libro o un lápiz para dibujar una línea desde la punta de la nariz hasta la punta de la barbilla: “Lo ideal es que ambos labios estén detrás de esa línea. Si el labio inferior logra tocar esa línea, quiere decir que su mentón es débil”, explicó.

MWN

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo