Diego Moreno, un viajero con la cocina al hombro

Gastronomía. El chef bogotano se despidió hace diez meses para comenzar una travesía culinaria por Latinoamérica

Por Publimetro Colombia

Desde 2005 los amantes de la gastronomía siguen, con algún fanatismo, el programa del chef neoyorquino ‘Anthony Boudain: sin reservas’.

Para los que no saben muy bien de qué se trata el show, es, simplemente, un seguimiento a los viajes que realiza Bourdain por el mundo. El objetivo del programa es que los televidentes conozcan la gastronomía de algunos lugares remotos, entre ellos Colombia.

En esta mismo orden de ideas, un bogotano, Diego Moreno, quiso recorrer el mundo no sólo probando comida de los sitios que visita, sino llevando los platos típicos de nuestra cocina a mesas extranjeras.

Y es que diez meses han pasado desde que salió de su casa, se despidió de sus amigos y se embarcó en esta aventura. Lo curioso del caso es que no lo hace al modo de Bourdain, con una gran producción detrás, sino que él ha decidido recorrer Latinoamérica en bicicleta para lograr introducirse la gastronomía de estas latitudes.

“Viajar en bici es casi como ir caminando, porque permite un acceso más sincero y directo con la gente, sus costumbres y sus vidas”, aseguró.

Egresado de Gato Dumas, salió de Rivera Huila, un 2 de abril de 2011 para realizar este recorrido por la cocina social y cultural de Suramérica.

El plan de Moreno es guerrero: emprendió viaje con algo de ropa, una carpa, un sleeping, una estufa portable, utensilios básicos de cocina, un botiquín y un set de herramientas en su escaso equipaje.

El principal objetivo es estudiar los hábitos alimenticios de cada lugar, vivirlos de cerca, conocer su historia y promover la alimentación sana.

Pero el trabajo no consiste en ir de turismo al estilo Bourdain a ver qué se encuentra, sino que estuvo estudiando y explorando los platos más representativos de cada lugar.

Con este conocimiento, ahonda en las plantas de donde se obtienen, las costumbres y creencias que rodean los rituales de las cocinas regionales, que es la verdadera explicación de por qué se come lo que se come en un lugar determinado.

Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia, lugar en el que se encuentra ahora, son los países que ha coronado hasta ahora, mientras se prepara para continuar esta travesía culinaria por Chile, Argentina, Paraguay, Uruguay, Brasil y Venezuela. “Calculo que este viaje me tomará aproximadamente tres años”, dijo.

Hasta el momento, ha tenido solo experiencia buenas y emocionantes. “En Huila, Putumayo y Nariño, por ejemplo, tuve la oportunidad de convivir con familias que me abrieron las puertas de sus casas.

Ayudarle a ‘doña Pastora’, una experta en tamales de Puerto Seco, Huila, con un pedido de 100 unidades; aprender los secretos del Tacacho, plato típico del bajo Putumayo junto a la familia Mena”, afirmó Moreno.

 También pudo sumergirse en la mística del cultivo de papa de las antiguas culturas de Nariño, una de las aventuras más enriquecedoras del viaje.

En Ecuador se encontró con la cocina de la Sierra norte marcada por el maíz, la papa y el cuy; los ceviches, corviches y encebollados de la cocina de la costa. “Allí también me encontré con el cacao y fui al Salón del chocolate, donde conversé con personajes como Martin Christy (el más importante catador de chocolate en el mundo) y Maricelle Presilla, famosa por ser la primera mujer latinoamericana invitada a cocinar en la Casa Blanca”, afirmó el bogotano.

Más abajo, en Perú, trabajó por dos meses en un restaurante de comida tradicional en Chachapoyas, para después tomar camino hacia Iquitos en donde estuvo un mes dirigiendo talleres de cocina saludable a las señoras de la comunidad de la reserva Pacaya Samiria.

Así, Moreno continuará su viaje por Latinoamérica, cocinando por las comunidades que le abran sus puertas y que estén dispuestas a enseñarle sus costumbres y aprender de la cocina colombiana.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo