Star Wars, El despertar de la Fuerza

Por Mauricio Barrantes

Si en nuestros tiempos se tratara de definir la Fuerza, no habría que ir muy lejos para entender que en vez de ser un concepto de ficción, es una noción visible en el corazón de cada fanático de Star Wars. Este jueves 17, a las primeras horas de la madrugada, decenas de salas de cine en Colombia y el mundo reflejaron el espíritu de una película que es un fenómeno único y de proporciones inmensurables.

Y es que no tiene precio ver disfrazados al señor de 80 años junto a la niña de 12 de personajes como Obi-Wan Kenobi y la princesa Leia, que, sumados a notar que hay una nave miniatura volando en plena sala de cine o a R2-D2 junto a las palomitas, deja apreciar los alcances de la Fuerza.

Con la aparición del logo de Star Wars, un espontaneo y unísono aplauso dio fin a la larga espera. No era para menos, la historia que comenzó en 1977 tenía una nueva entrega, la séptima para ser más exactos. Esto, con el respeto que merece George Lucas, era una especie de sufrimiento solo comparado al que se tiene por el equipo de fútbol. Aquí, no importaba si Star Wars jugaba bien o mal, porque los episodio I y II ya nos habían dejado claro que se podía caer en clichés cinematográficos gringos sin que eso afectara el profundo y sincero afecto de las enseñanzas de Yoda.

Era un desfile del tiempo para verlos a ellos, a los ídolos humanos de hace casi cuatro décadas que regresaban para recordarnos a qué legión de la ficción pertenecemos. Aunque los años pasaron su factura con las marcas que deja la experiencia en el cuerpo, esto no redujo la Fuerza, por el contrario, cuando hicieron su aparición en pantalla Han Solo, Leia y Luke Skywalker, algo volvió al alma, una sensación solo comparable al reencuentro con esos familiares lejanos, que uno deja de ver y de repente vuelven a estar.

Cómo no hablar de Chewbacca o R2-D2, quienes demuestran que las barreras de la comunicación son invisibles porque las emociones se transmiten aunque el idioma sea distinto. Nunca necesitaron traducción para que el espectador entendiera su incondicionalidad, su dolor y su amor. De allí que los personajes en La guerra de las galaxias sean uno de los puntos a favor, que llevan a que el éxito de esta saga no sea casualidad y siga uniendo familias por todo el mundo.

¿Pero por qué hablar del pasado cuando estamos ante la séptima entrega? Star Wars encontró lo que había perdido volviendo al origen porque ‘El despertar de la Fuerza’ es un homenaje a lo mejor de la saga y demuestra que hay mucha tela para cortar y muchos fans para conquistar. El cambio de director refrescó la historia y trajo de nuevo la Fuerza narrativa, emotiva y técnica de las primeras entregas. Así, y aunque ahora se pueda ver en 3D, Imax y los efectos sean de mejor calidad, eso es lo de menos porque la historia se sostiene por sí sola y refleja un cambio de timón muy acertado que no solo dejará feliz a los fanáticos de la vieja escuela, sino que atraerá a las nuevas generaciones.

Algo tan simple como que no dan ganas de mirar la hora en el celular o el mensaje de Whatsapp, en un mundo tan tecnodependiente como el de hoy, es toda una de belleza de situación y eso pasa en esta película. De esta manera, para los fans que ya se la vieron, la verán de nuevo, para quienes no, cuenten las horas; y para quienes aún tienen dudas y no se han visto ninguna de las seis anteriores, esta es una buena forma de comenzar, finalmente, la Fuerza los acompañará sin importar el orden cronológico.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo