La gozadera de Los Amigos Invisibles llega nuevamente a Bogotá

Entrevista. La gozadera de la agrupación venezolana Los Amigos Invisibles estará de vuelta en Colombia este fin de semana con éxitos infaltables como En cuatro, Mentiras, La que me gusta y El disco anal, pero en versión acústica.

Por Silvia Gómez

Sobre el concierto en Bogotá…

“Desde que arrancamos estamos arriba. De repente hacemos una salsa, una especie de bolero… Pero la gente se siente como en un bar, la energía sigue siendo contagiosa, y gracias a Dios nos hemos llevado respuestas positivas de lo que hemos hecho hasta ahora”, Mauricio Arcas (Maurimix), percusionista de Los Amigos Invisibles.

Los Amigos Invisibles cantarán sus grandes éxitos junto a Monsieur Periné, Superlitio, Diva Gash, Esteman y Rakel.

La gozadera y el estilo único de Los Amigos Invisibles se unieron en una nueva producción discográfica grabada en Ciudad de México, en donde varias versiones de algunos de los más grandes éxitos de los venezolanos se convirtieron en boleros, reggae, bossa nova, cha cha chá y otros ritmos; que serán presentados en Bogotá el próximo domingo 29 de noviembre en el teatro Ástor Plaza.

Aprovechando la visita a nuestro país de la legendaria banda latinoamericana, hablamos con el percusionista Mauricio Arcas, mejor conocido como Maurimix; sobre el álbum que se realizó en el país azteca, el esperado concierto en la capital de la república y también de la salida de la banda de Armando y Cheo luego de más de una década juntos, y de cómo esto ha afectado a los músicos.  

¿Cómo ha logrado mantenerse el grupo a lo largo de estas dos décadas?

Nosotros somos los primeros sorprendidos de durar tanto tiempo (risas). Creo que después de tantos años cualquier cosa se permite, y somos socios, familia, amigos, hemos pasado por las buenas y por las malas… Creo que lo que nos mantiene unidos es que logramos vivir de la música, cosa que es difícil para muchas bandas.

Una de las características de LAI es el sonido de la guitarra. ¿Cómo lo han forjado a lo largo de estos años?

Eso tiene que ver con uno de los fundadores, que es José Luis Pardo y quien desafortunadamente hace un poco más de un año decidió salirse de la banda porque tenía una situación personal bastante fuerte, pero creo que ese mismo sonido característico se mantiene porque contamos con un guitarrista venezolano al cual admiramos mucho, que está haciendo el trabajo de José Luis con mucho amor; y creo también que se trata de la energía que transmitimos, y que nos mantenemos con eso del baile, de pasarla bien, de gozadera, y la gente lo sigue percibiendo.

¿Cómo reorganizaron la banda desde la salida de José Luis Pardo (Cheo) y Armando Figueredo?

Ellos decidieron irse a probar suerte en otras cosas. Nosotros nos reorganizamos con dos músicos talentosos, uno es Agustín Espina (tecladista) y Daniel Zaa(guitarrista), los dos se acoplaron muy rápido a la banda, son músicos de trayectoria y con mucho swing que era lo que queríamos nosotros, más allá de que sean virtuosos con los instrumentos, y lo conseguimos. Estamos súper tranquilos por ese lado.  

En Los Amigos Invisibles acústico hay diferentes versiones de sus más grandes éxitos, ¿cómo les fue versionando esos clásicos?

La idea del acústico vino para queder darle un vuelco a lo que veníamos haciendo. Sabemos que es un formato que a la gente le gusta mucho, y para nosotros era un reto hacer versiones de canciones que ya la gente conoce. El resultado ha sido muy positivo, en el en vivo como en el DVD que sacamos. Fue una experiencia muy grata, tuvimos unos invitados muy queridos y estamos satisfechos con el resultado.

¿Cómo fue trabajar con diferentes artistas como Natalia Lafourcade, Aleks Syntek, Gil Cerezo de Kinky, en este nuevo proyecto?

¡Buenísimo! Somos de esos grupos que creemos en las colaboraciones, porque siempre dejan algo positivo de lado y lado… Uno aprende de los músicos, no solo de su forma de tocar el instrumento, sino de lo humilde que pueden ser. El resultado nos dejó un grato sabor, nos ha gustado muchísimo, y las veces en que lo hemos presentado en vivo –que generalmente es muy diferente a lo que hacemos- a la gente le ha gustado muchísimo.

¿Con este trabajo discográfico se mantiene la misma gozadera en la tarima de los eventos en vivo?

Es muy similar, lo que pasa es que la gente asocia acústico con balada, pero nosotros no nos fuimos por ese lado, nos fuimos a las raíces latinoamericanas de nuestra música. Nos fuimos al mambo, a la salsa, al cha cha chá… Entonces sigue siendo muy bailable y con mucha energía, pero por otro lado. No es electrónica ni el dance que uno conoce, es otro tipo de baile pero con la misma energía.

¿Qué sienten al volver a Colombia, un país que admira su música y los quiere tanto?

Las últimas veces que hemos ido, nos hemos quedado con ese sabor tan rico de la gente de Colombia, de esa energía que nos transmiten, y no sólo de la gente sino de la comida, del clima… Yo creo que la última vez que fuimos estaba esa tensión en la frontera, y nos parece ridículo que dos países que son hermanos y que son tan parecidos en todo, estén en esa tontería de frontera y de cosas estúpidas, donde todos buscamos unión.

¿Cómo lograrán conectarse con el público bogotano?

Siempre hemos tenido la suerte de conectar. Yo creo que LAI se han caracterizado por hacer una música muy libre, nunca nos hemos guiado por un formato, sino que lo que tratamos es hacer música que conecte con la gente, y que ellos se sientan parte de la fiesta. Lo hemos conseguido con todos los discos, y yo creo que esta no será la excepción… No tenemos una forma de llegar y conectar, sino de entregarnos al máximo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo