¿Podemos defendernos del espionaje digital?

Seguro que en algún momento ha oído hablar de Edward Snowden, el ex empleado de la CIA que hace un par de años desveló que la agencia Estadounidense NSA (National Security Agency) había espiado a ciudadanos americanos y extranjeros.

Por Javier Marcilla

Gracias a Snowden tuvimos confirmación de que los gobiernos espían a otros gobiernos, a través de programas de vigilancia electrónica como PRISM o  MUSCULAR.

Pero claro, eso le pasa a los demás, porque después de todo usted no es alguien importante, ¿verdad?

Y tiene razón, es poco probable que su vida importe a las grandes agencias de información, pero no por ello está menos expuesto en el mundo online.

Por ejemplo, la mayoría del software que utiliza a diario tiene “puertas traseras” o agujeros de seguridad, gracias a los cuales se puede acceder a sus datos, infectar su ordenador, o inutilizarlo.

Aunque muchas veces no es necesario emplear tácticas complejas ni software especializado, un poco de ingeniería social puede ayudar a conseguir información confidencial, como demostró el especialista en seguridad Thomas Ryan.

Thomas creó un perfil falso en Facebook, haciéndose pasar por una atractiva mujer de 25 años llamada Robin Sage, que decía ser empleada del Naval Network Warfare Command de Norfolk.

Y simplemente haciéndose amiga de varias personas, que trabajaban en el sector militar o gubernamental, consiguió direcciones de email, cuentas bancarias y localizaciones militares secretas, gracias a la información aportada inocentemente por sus “amigos”.

Y lo más sorprendente: incluso invitaron a su perfil falso para hablar en varias conferencias.

El “caso Robin Sage” fue sólo un experimento, pero el espionaje y la piratería electrónica ya es una industria internacional que mueve mucho dinero. Suele pasar desapercibida hasta que salen a la luz casos como el de Hacking Team, una empresa de hackers profesionales que tiene contratos con agencias y gobiernos.

¿Y los ciudadanos de a pie, estamos expuestos a estos peligros?

Sí, lo estamos. Ahora mismo, mientras escribo este artículo, estoy viendo el tráfico de mi blog, y en la última hora un ordenador situado en Vietnam (seguramente un  bot) ha intentado entrar como administrador 19 veces… y no es un ejemplo aislado, ocurre constantemente, en todo momento.

¿Podemos hacer algo para defendernos en el mundo online?

Lamentablemente no demasiado, porque cada vez somos más criaturas digitales, utilizamos ordenadores que vienen “infectados” de serie, y servicios acaparadores de información como Facebook y Google, de los cuales nos sería complicado prescindir.

Piense en este dato: se dice que dentro de 5 años habrá más de 25 billones de dispositivos interconectados. Y no sólo hablamos de móviles y ordenadores, también de coches, electrodomésticos, etc.

Así que cada vez vamos a estar más expuestos, y por eso es importante que preste atención y se asegure de que sus datos más confidenciales no terminan en las manos equivocadas.

Y para comenzar, aquí tiene un decálogo de buenas prácticas para el mundo online.

1.- No comparta información sensible en Internet, como cuentas bancarias o contraseñas… con nadie, ni siquiera con alguien que dice ser un funcionario preocupado por su seguridad.

2.- Utilice contraseñas fuertes y únicas para todas sus cuentas, como explicamos en este otro artículo.

3.- No responda a emails de personas que no conoce, sobre todo si le piden que abra un fichero adjunto al mensaje, o que visite una página para introducir su contraseña.

4.- Mantenga actualizados todos sus ordenadores y dispositivos, muchas de esas actualizaciones arreglan agujeros de seguridad.

5.-Vigile la barra de direcciones de su navegador, cuando introduzca contraseñas o tarjetas de crédito la dirección debe comenzar por HTTPS (en lugar de http sin “s” al final) y utilizar algún sistema de encriptado.

6.- Instale y mantenga actualizado un antivirus, no siempre son efectivos pero ayudan a complementar la seguridad.

7.- No entre, ni pinche, en enlaces de páginas que ofrezcan algo que sea “demasiado bueno para ser verdad”: teléfonos gratis, acceso a webs de pornografía, sorteos de coches, dinero fácil, etc. Estas páginas existen con el único propósito de aprovecharse de usted.

8.- No descargue software pirata, nunca. Si realmente necesita algo, cómprelo, si necesita estar seguro de que lo necesita, descargue una demo oficial. La mayoría del software pirata que se ofrece en Internet está infectado con virus y exploits.

9.- Proteja todos sus dispositivos con una contraseña de inicio, y apague completamente su ordenador de sobremesa o portátil cuando no lo esté usando.

10.- Edúquese en temas de seguridad, mantenga los ojos abiertos, y aprenda a detectar peligros potenciales. Con el paso del tiempo logrará hacerlo de forma automática.

Para conocer más de Javier Marcilla puedes ingresar a su blog: Ninja Seo

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo