Titán, Marte y Venus: los sonidos del Sistema Solar

Ciencia. Siempre se han visto imágenes de los planetas. Ahora también se puede oír el sonido de otros mundos

Por Publimetro Colombia

En el espacio se dice que nadie puede oírlo a uno gritar. Pero, ¿cómo suena el espacio realmente? Científicos usaron los principios de la física y de las matemáticas para recrear los sonidos de Venus, Marte y Titán, que es la luna de Saturno. Ampliaron diferentes aspectos de la presión, la temperatura y la atmósfera para simular varios fenómenos naturales, como truenos y tornados. 
 
“Toda clase de naves exploradoras han viajado a otros mundos y han registrado imágenes en cámaras impresionantes, pero nunca nos ha dicho algo sobre cómo suenan los otros mundos”, dijo Tim Leighton, profesor de ultrasonido y acústica submarina en la Universidad de Southampton, a METRO INTERNACIONAL. Él encabeza el proyecto de sonidos planetarios. 
 
Si uno se basa en el ejemplo de la voz humana, la forma en que producimos sonido mientras hablamos, es simple. El que habla crea palabras audibles haciendo vibrar sus cuerdas vocales, pues entre más agudos los sonidos, más rápido de están moviendo. Y al emitir sonidos más agudos, la persona parece más pequeña. Cuando uno oye a alguien hablar, hay un ligero eco en cada cosa que dice, que viene desde adentro del cuerpo y de afuera, de los alrededores. Esto ayuda al oyente a percibir el sonido, aunque usted esté hablando en una gran habitación o en un pequeño armario, y permite predecir el tamaño de quien habla. Leighton dijo que esta habilidad inconsciente para oír ecos fue desarrollada como un rasgo de supervivencia para que los humanos supieran qué tan grande era el animal que rugía en la distancia. 
 
Las cosas cambian en distintos planetas. Por ejemplo en Venus, el tono de una voz podría caer de un soprano a un bajo, debido a que las ondas de sonido proyectadas tendrían que pasar entre la gruesa y espesa atmósfera. También porque la velocidad del sonido es más rápida en Venus y eso hace que una persona aparente ser más pequeña. Es necesario gritar, porque la densa atmósfera haría difícil ser escuchado. “Uno sonaría como un pitufo con voz de bajo”, explicó Leighton.
 
Tim Leighton previamente llamó la atención de los medios cuando predijo cómo sonaría una catarata de metano líquido en Titán. Cuando la nave Huygen fue enviada para explorar si había agua en Titán en 2004, el investigador se preguntó qué pasaría si todo el equipo visual fallara por el impacto de la caída. Leighton dijo que la única vía para saber si había agua sería oír el sonido de la caída de la nave exploradora en ella o el sonido de una catarata cercana, pero no sonaría como normalmente la oímos en la Tierra. Para divertirse, el investigador y su colega, Paul White, tomaron las propiedades del metano y el agua y las combinaron de la forma en la que se sabe que están en la densidad de Titán. Así lograron simular la hipótesis de cómo sonaría el agua en los distintos escenarios de esa atmósfera, que en su mayor parte es de nitrógeno. “Predecimos el sonido de la caída de la nave exploradora en el agua”, dijo Leighton. “No sonaba como suena un chapuzón en la Tierra, pero era reconocible”, añadió. 
La luna de Saturno es especialmente interesante porque es el único planeta, además de la Tierra, donde hay evidencia de cuerpos estables de líquido en la superficie y con un clima que podría tener estaciones similares a las que vemos en la Tierra. 
 
El proyecto fue emprendido en el tiempo libre de Leighton, y será añadido al programa ‘Flight Through the Universe’ en el Astrium Planetarium en el centro educativo INTECH cerca de Hampshire, Inglaterra. 
 
Leighton reconoce que sus sonidos, que creó usando datos y software, son sólo predicciones y no hay forma de saber si son exactos… hasta ahora. El investigador explicó que eso hace parte de la belleza del proyecto y que es un principio básico de la ciencia: hacer hipótesis y asegurarse si alguien puede verificar que sean falsas o verdaderas. No se trata de enamorarse de las teorías propias y no ver otras posibilidades. Se trata de añadir ideas e información al conocimiento. “Se trata de adivinar y de saber si es cierto o falso”, comentó. 
 
El profesor espera que este proyecto inspire a los niños para que quieran saber más sobre el espacio y la ciencia. Tal vez ellos puedan saber si Leighton y sus colegas estaban en lo cierto con respecto a los sonidos. Pero ellos primero tienen que viajar a esos planetas. “Pasarán muchos años antes de que alguien pueda probar eso”, concluyó Leighton.
 
Michelle Castillo- Metro World News
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo