Visita Lifan Motors: coloso de Oriente

Constatamos de primera mano los pasos acelerados que está dando China para consolidarse como referente de desarrollo e innovación en la fabricación de vehículos.

Por TACÓMETRO

En la mayoría de mercados latinoamericanos, los automotores chinos se perciben como una entidad genérica, que se destaca por los precios relativamente bajos de sus productos y por ofrecer una amplia oferta de prácticas y atractivas soluciones, ideales sobre todo para los segmentos comerciales, de carga y pasajeros. En realidad, el usuario promedio aún no percibe mayores diferencias específicas entre las distintas marcas chinas que participan en nuestro mercado y por ello se tiende a pensar que todos los fabricantes de la nación más grande del planeta son iguales.

Esa percepción se debe en gran medida a que, más allá de los productos, en nuestros países poco se conoce acerca de la filosofía y la visión de las marcas chinas; de hecho, en muchos casos, se mantienen prejuicios o percepciones erradas sobre la durabilidad o la confiabilidad de los automotores que proceden del “gigante de Oriente”. Precisamente, por lo anterior, viajamos a China para conocer y compartir con uno de los fabricantes más grandes e importantes de dicho mercado: Lifan Motors.

Son humildes los orígenes de ese emporio industrial, vinculado actualmente con la fabricación de motores, motocicletas y automotores, entre otros; por eso resulta increíble constatar el desarrollo que ha tenido esta multinacional, que nació hace poco más de 20 años como un servicio técnico de motos y con solo nueve empleados. Gracias a la visión y empeño de su fundador Yin Mingshan, dicha empresa se especializó inicialmente en la producción de generadores y propulsores de motocicletas; de hecho, en la actualidad, Lifan se ha consolidado como el mayor fabricante global de dichos motores, muchos de los cuales se maquilan para las más importantes marcas de Japón, Canadá y Europa.

Hace menos de una década Lifan comenzó a producir automóviles y desde entonces ha desarrollado más de una decena de modelos, los cuales se comercializan en cerca de 50 países; adicionalmente, el grupo también cuenta con empresas subsidiarias que le han permitido incursionar con éxito en la fabricación de camiones, vehículos de transporte agrícola, tractores y hasta automotores eléctricos. En la actualidad, Lifan cuenta con 16 centros de producción en China y siete plantas de ensamble en ultramar, una de ellas en Uruguay; además, tiene tres grandes subsidiarias en Rusia, Etiopía y Brasil. Los más recientes productos de este fabricante chino presentados al mercado internacional son el sedán 820 y el SUV compacto X50, que por lo el momento no llegarán a Colombia, pues el nuevo distribuidor local se enfocará inicialmente en promover los modelos comerciales de Lifan.

Factor diferencial

La productividad y la innovación son dos ejes fundamentales en la filosofía corporativa de Lifan, por eso la marca tiene registrada cerca de 6.900 patentes propias integradas en sus productos, con lo que ocupa el segundo lugar en este rubro entre los fabricantes de autos chinos. Precisamente, ese interés en innovar e ir un paso más allá en la oferta de sus productos motivó al grupo a construir recientemente su propio instituto de investigación y desarrollo, en el que invirtieron más de 30 millones de dólares.

Este centro, que trabaja de la mano con la Academia China de Ciencias, es el eje principal en la estrategia de innovación tecnológica de los automotores Lifan y los convierte en líderes locales en materia de tecnologías VVT, combustibles duales, nuevas energías y vehículos eléctricos.

MÁS DE TACÓMETRO AQUÍ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo