5 lecciones de educación sexual que no les enseñaron en el colegio

Por Luz Lancheros

Es un hecho: las clases de educación sexual, por lo menos en la mayoría de instituciones educativas, solo enseñan anatomía, pero todavía no resuelven un problema básico, el cómo relacionarse cuando hay sexo de por medio y todas sus consecuencias. Eso cada quien lo aprende, generalmente, a los golpes.

Más aún en un continente como Latinoamérica, con altas tasas de embarazos no deseados y violencia de género, por ejemplo. Por esta razón, el portal Avantsex enumeró 5 lecciones básicas de educación sexual para quitar tabúes de encima, y que debieron estar en las clases de cualquier institución educativa.

1.       El sexo comprende más que anatomía y biología

Aunque todavía muchos necesiten que les recuerden cómo funcionan los órganos sexuales y su comportamiento biológico, el sexo comprende más que eso. De hecho, para los seres humanos implica más que el coito. Implica tener relaciones que puedan tener consecuencia para otras personas y para uno mismo. Tanto si se mantiene un contacto emocional, o se llega a tener un hijo, todo es más complejo y requiere más responsabilidad.

2.       Tener sexo no refleja la valía personal

Se supone que estamos en el siglo XXI y que los estigmas y tabúes alrededor del sexo se han borrado (aunque muchas veces no sea así). Estigmas de género, donde las mujeres son juzgadas por vivir libremente su sexualidad, o por elegir como los hombres. Estigmas culturales, al ver lo que hacen las mujeres en sociedades tribales por recuperar el “honor” de su virginidad. En fin.

Esto hace que se generen episodios de violencia como decir que las mujeres se visten de una manera y por eso las agreden. O también justifica otras acciones discriminatorias y deleznables.

3.       Ser homosexual no debería escandalizar a nadie

Según Avantsex, la homosexualidad se relaciona con las hormonas prenatales y tiene alguna premisa genética, por tanto es natural. También enfatiza en que serlo no tiene nada de inmoral y también se ve en la naturaleza. Por supuesto, hace parte de la historia y la cultura humana. La orientación sexual es un concepto inventado en Occidente, y por supuesto, lo que es aún más curioso: los homofóbicos reprimen su excitación ante estímulos homoeróticos.

4.       Las mujeres son de Venus y los hombres son de Marte

Y no es cuento de un best seller. Más allá de los estudios, por anatomía, por procesos biológicos, hormonales y psicológicos, los hombres y mujeres poseen diferencias innatas a la hora de vivir su sexualidad. Lo que no enseñan en los colegios es que ellas son más complejas a la hora de estimularse y tienden a la monogamia, y los hombres se centran en lo visula y lo promedio. Igualmente, quieren tener más sexo y con una mayor cantidad de parejas. Y esto tampoco es justificación para hacerse daño a sí mismo y a otras personas.

5.       Enseñar que el sexo sano no arruina la vida

Abstencionismo es la palabra mágica en la mayoría de instituciones educativas. Pero eso no resuelve nada. Al contrario: fomenta la curiosidad. La biología no hace nada por aquellos que quieren saber qué pasa cuando tienen su primera vez, (¿es amor, lujuria, lo superarán?), o qué harán para conseguir pareja (y las mil dudas que surgirán antes y después de hacerlo).

Con tantos estudios que han salido, ¿no sería posible enfatizar en estos? ¿Cómo y por qué se atrae la gente? ¿Qué hacer cuando alguien quiere sexo y ustedes solo piensan en el amor? Seguramente, en algunos casos, eso hizo mucha falta.

 

Lea también

Todo lo que no sabían sobre condones y no se atrevían a preguntar

Diccionario de Porno para ‘dummies’ (última entrega)

10 datos que no sabía acerca del clítoris

MÁS SEXFILES ACÁ

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo