¿Moretones repentinos? cuidado, pueden ser hemofilia

Riesgo. Este mal ocasiona hemorragias internas que dañan articulaciones, músculos y órganos, las cuales generan discapacidad motora permanente, incluso la muerte.

Por Pilar Velasco/Publimetro México

Para la mayoría de los pequeños, traer las rodillas y los codos raspados, obtener un raspón o moretón al caer de la bicicleta o recibir un golpe al jugar no representan mayores riesgos; sin embargo, existen enfermedades como la hemofilia que los ponen en peligro en una situación así.

La hemofilia es un trastorno hereditario que afecta principalmente a los hombres e impide que la sangre coagule adecuadamente, ocasionando hemorragias internas, las cuales pueden dañar articulaciones, músculos y órganos, generando discapacidad motora permanente e incluso riesgo de muerte: “Un niño con hemofilia probablemente evitará mover la articulación y/o músculo afectado debido al dolor y la inflamación”, explicó la hematóloga pediatra Cynthia Marlen Zamora Contreras, gerente médico de Hematología y Neurología en Bayer México.

La experta indicó que si bien para los padres este padecimiento es motivo de angustia y preocupación, “los chicos pueden participar en muchas actividades, aunque es posible que tengan que adoptar un rol diferente; se ha demostrado que los pacientes con hemofilia pueden llevar una vida normal, siempre y cuando el diagnóstico y el tratamiento profiláctico multidisciplinario sean oportunos y adecuados”.

No obstante, Zamora Contreras señaló que en México sólo 10% de los enfermos reciben una terapia apropiada, debido a que no tienen acceso al medicamento: “Es el principal desafío que enfrenta la mayoría de los niños, pese a los alcances benéficos en el paciente que cuentan con el tratamiento adecuado”.

Se ha demostrado que el tratamiento “les provee de una mejor calidad y expectativa de vida, disminuyendo la frecuencia de sangrado y la hospitalización, reduciendo incluso los procedimientos quirúrgicos”, finalizó.

Herencia latente

-Química. Los hemofílicos presentan una carencia del factor de coagulación VIII, una proteína presente por lo general en la sangre.
-Género. Las mujeres son quienes transmiten la hemofilia, pero son los hombres quienes la padecen.
-Diagnóstico. Con una prueba de sangre, las portadoras genéticas del padecimiento pueden saberlo antes de ser madres.
-Historial. Casi 70% de los casos de pacientes con hemofilia tuvieron antecedentes familiares; 30% son casos esporádicos que no cuentan con antecedentes.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo