20 errores comunes a la hora de arreglarse

Por Publimetro Colombia

Por salir de afán, por no tener la menor idea, o porque sencillamente “lo vio bonito” en otra persona,   muchas y muchos cometen errores a la hora de arreglarse que no los hacen verse mejor, sino todo lo contrario. Aquí resumimos los más comunes.

Litros de gel: Esto se ve más que todo en los hombres, que usan litros de gel para domar sus pelos rebeldes, y mantenerlos tan estáticos como los de un puercoespín. El cabello cuando está mojado, se ve mojado, pero luego se ve grasoso. Hay ceras y espumas que dan un aspecto natural al cabello.

Corte de pelo equivocado:  Si usted tiene cara redonda, es imposible que le quede bien un pelo ultracorto. Si usted tiene el cabello largo desde hace 10 años, y en un ataque de locura decidió rapárselo a lo  Demi Moore, piénselo dos veces. Luego puede arrepentirse. Lo mismo sucede si se va a la peluquería de moda y usted es muy conservador: Puede que el experimento que haga el genio de turno en su cabeza, lo atormente por unos buenos meses.

Explosión equivocada de color: Es terrible ver lo que sufre el cabello cuando una pelinegra natural quiere ser rubia en su totalidad. Es bueno asesorarse, sea por revistas, o en Internet, sobre el tono de pelo que mejor le puede quedar. Lo mismo pasa con los tonos de moda, no todos los colores quedan bien.

Raíces profundas: A menos de que el look sea intencional, las raíces profundas de la tintura que ya se caen, no son nada agradables de ver.

Ojos de mapache: Kim Kardashian puso de moda los smokey eyes (ojos ahumados), y todo el mundo decidió oscurecer sus ojos para darles “profundidad”. El problema es que a veces quedan tan recargados y tan mal difuminados, que parecen una mancha en el ojo.

Brillo cegante: Labiales rosados y nacarados que le dan volumen exagerado a los labios, sombras metálicas que recuerdan a la época disco, en grandes cantidades. Los tonos brillantes pueden usarse, sin exagerar.

Maquillaje corrido: Ojo con el labial en los dientes, o con la pestañina que no es a prueba de agua, y que queda desperdigada en las mejillas si llega a mojarse por la lluvia. Recuerde, el estilo del cantante de Twisted Sister no es una opción glamurosa en lo absoluto.

No hay cejas: Ese estilo fue divertido en los años 30. Pero ahora las cejas están consideradas como marco de los ojos, y tenerlas naturales da un mejor aspecto al rostro.

Maquillaje permanente:Este fue un error muy común en las décadas de los 90 y 2000. Fuera de que se ve poco natural, e incluso marca de manera fuerte los rasgos, es imposible de quitar.

Empañetarse: Este es el término criollo para la mujer que suele usar kilos de base y maquillaje en su rostro, tanto, que podría caerse. Entre menos maquillaje mejor, y recuerde, este no cubre arrugas ni imperfecciones si se aplica en demasía. Solo las ahonda.

Bronceado Ompa Loompa: El bronceado se hizo para dar un aspecto cálido al cuerpo.   Por eso, si exagera con este recurso, puede verse un poco extraño.

Invasión de perfume: Esto aplica tanto para hombres como para mujeres. Su perfume es reconocible a 3 kilometros de distancia, y en una estancia cerrada invade toda la habitación.   Es mejor usarlo de manera discreta, y no quedar bañado por este.

Depilación a medias: Peor que no depilarse, es depilarse por sectores, o dejar algunos residuos de pelitos en la zona en que ya lo hizo. Procure depilarse con detalle.

Pintar granitos: Es el día más importante de su vida, y preciso le sale un grano. El peor error que se puede cometer es taparlo con maquillaje: Si es con base, lo hará verse más grande. Si lo hace pasar por lunar, la pintura se correrá inevitablemente.

Uñas exageradas:  Con el esmalte a pedazos, o tan grandes que intimidan, las uñas también pueden ser un accesorio que complementa un look o hace que desentone totalmente.

Exceso de bótox:  Es recomendable hacerse una cirugía en un sitio confiable, y que no sea invasiva ni contraproducente para su cuerpo ni para la apariencia de su rostro.

Lentes asustadores: Los lentes de contacto a veces no van con el tono de piel o el aspecto de su portador, y se ven tan artificiales, que intimidan.

Pasado de moda: “La moda pasa, pero el estilo permanece”, decía Coco Chanel. El problema es cuando la persona sigue llevando la misma blusa con hombreras de 1983, aunque su cuerpo ya haya cambiado. Recuerde, el estilo va en una prenda clásica, no en una tendencia de época.

Víctima de la moda: La idea es encontrar un estilo individual que le quede bien, no lucir como un escaparate con prendas que echará al closet en dos meses. No todas las tendencias quedan bien, así como no todos los colores.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo