logo
opinión
Alejandro Pino Calad
Alejandro Pino Calad
opinión 02/02/2021

Bajo las mangas del Rey

No nos engañemos: la Selección está afuera. El nivel futbolístico y competitivo de los jugadores del exterior sigue siendo superior al de aquellos que todavía permanecen en Colombia. Aún si no son las grandes figuras de sus equipos o no juegan en aquellos que están en lo más alto de la tabla, se puede armar una convocatoria completa con ellos

Por : Julián Capera

Lleva apenas trece días con chaqueta de la Federación Colombiana de Fútbol y todavía tiene cajas por desempacar en la oficina. Sin embargo, Reinaldo Rueda ya juega con sus dos barajas: ayer entregó su primera lista del fútbol local. En su manga izquierda, 23 nombres de los cuales, seguramente, algunos lograrán colarse en el próximo llamado a competencia oficial cuando se retomen las eliminatorias. 

Un cuaderno de hojas amarillentas, en una de las cajas a medio desempacar, guarda el registro de las convocatorias de Rueda de hace más de quince años. El fútbol colombiano era otra cosa, no exportábamos (al menos en cantidad) como lo hacemos hoy y los equipos de Selección se componían en un altísimo porcentaje de la cosecha del torneo colombiano. Hoy, la historia es otra y de no ser por microciclos de carácter exclusivo para jugadores de nuestra liga, solo un par de ellos podrían ponerse la indumentaria del equipo nacional mientras jueguen aquí. 

No nos engañemos: la Selección está afuera. El nivel futbolístico y competitivo de los jugadores del exterior sigue siendo superior al de aquellos que todavía permanecen en Colombia. Aún si no son las grandes figuras de sus equipos o no juegan en aquellos que están en lo más alto de la tabla, se puede armar una convocatoria completa con ellos. Y con el llamado de ayer, Rueda no pretende sugerir una sentencia o una amenaza a los líderes de la Selección, como interpretan algunos. Es un tipo lo suficientemente inteligente como para identificar que uno de los errores más graves de Queiroz fue declararle la guerra (elegantemente, pero guerra al fin y al cabo) a los jefes del camerino.

Sin embargo, esto no quiere decir que los microciclos sean innecesarios. Este es un proceso valioso que beneficia a muchas personas. A los jugadores, primeramente: es un acercamiento para algunos de ellos que más adelante harán parte del primer equipo, es un reconocimiento al buen trabajo que vienen haciendo con la camiseta de sus respectivos clubes, y de paso la forma de dotarlos con el grado de reservistas. El mensaje es que si algo pasa con en la primera línea de combate (y en tiempos de pandemia es mucho más probable que pase), serán reclutados para asumir el puesto que quede libre. Como sucedió, por ejemplo, con la última sesión de trabajo que hizo Rueda en Chile para jugadores del campeonato de primera división en ese país. Al final, 8 de los 23 fueron incluidos en la siguiente convocatoria para eliminatorias y uno de ellos (César Pinares quien luego fue transferido a Gremio de Brasil) logró ser titular. 

En ese sentido, favorece también al cuerpo técnico porque le permite tener un plan C y D para cada pieza del tablero. En este llamado, tal como será en el que se haga para competir el próximo mes, hay dos jugadores por posición (excepto en la de lateral derecho donde hay tres), y eso es un respaldo del que seguramente habrá que echar mano en algún momento: ya vimos como Queiroz en cuestión de minutos perdió, por lesión, sus dos laterales derechos en las escenas finales de su proceso. 

Ahora, respecto a la conformación de este pelotón de reservistas me faltaron algunos nombres que marcan diferencia en nuestro torneo y que incluso tienen más argumentos futbolísticos que algunos de los llamados para acercarse al equipo principal: Duván Vergara, Andrés Andrade y Carlos Arboleda. Asumiendo de antemano que Jaminton Campaz y Álvaro Montero fueron descartados por la final de Copa Betplay que coincide con esta concentración. 

Ya le conocemos la manga izquierda al técnico de la Selección Colombia. En un mes conoceremos la derecha y veremos cuantos de estos primeros llamados logran meterse en la baraja principal del Rey para sus primeras partidas donde el margen de error es realmente poco.  

Julián Capera B. @juliancaperab