Lo que debemos ignorar

Por Zalman Bem-Chaim

Entre las muchas cosas que deberíamos saber, o al menos tener claras en nuestra vida, hay dos que son particularmente importantes si queremos encontrar satisfacción y/o plenitud, y es algo que aplica tanto para la esfera personal como para la profesional: debemos saber qué queremos y también qué debemos ignorar.

Hoy quiero que pensemos precisamente en aquellas cosas que debemos ignorar, ya que muchas veces llenamos con tanta información nuestra cabeza que puede resultar demasiado fácil perder de vista nuestros objetivos, y esto resulta aún más complicado cuando le damos una validez o importancia demasiado alta a esa información, incluso al punto de ignorar nuestras propias ideas o sentimientos.

Es importante escuchar consejos, puntos de vista y con esto tratar de entender de una manera un poco mejor las cosas, pero no podemos permitir que sean esos puntos de vista los que den rumbo a nuestra vida, porque indiscutiblemente empezaríamos a vivir una vida que tendría por objetivo complacer a otros en vez de trabajar por ser felices con y para nosotros.

De allí que resulta necesario aprender a decantar esas opiniones y esa información, y eso lo logramos hacer cuando tenemos una idea clara de qué es lo que queremos para nuestra vida. Tal vez nuestro objetivo es ayudar a otras personas, o tener mucho dinero, o ser grandes artistas reconocidos por nuestro trabajo, buenos padres y excelentes seres humanos con nuestra pareja; tal vez sea una de esas o un poco de todas ellas, pero mientras no tengamos una idea clara de lo que queremos para nosotros, es probable que las opiniones de los demás muevan nuestra voluntad como una vela en medio del mar.

Tal vez unos de los consejos más difíciles de filtrar son los de aquellas personas que son cercanas, ya que muchas veces nos aman tanto –como nuestros padres, por ejemplo– que, tratando de buscar protegernos de alguna situación dolorosa o incómoda, terminan por transmitirnos sus miedos hablando desde sus inseguridades e incluso desde sus incapacidades; sin embargo, como lo dicen por nuestro bienestar y con amor, suelen llegar muy fácil a nuestra cabeza y hacernos dudar.

Debemos ignorar a quienes nos dicen que algo es muy difícil, que no lo merecemos o que no podemos lograr cierto objetivo, porque son personas que hablan desde su amargura, rencor y frustración al saber que ellos no fueron capaces de lograrlo, y tratan de aliviar su dolor viendo que otros también fallen donde ellos tal vez ni siquiera lo intentaron.

Y hay dos cosas más que creo importante que en todo momento y para toda situación debemos ignorar: la primera es la negatividad, ya que resulta demasiado fácil pensar que todo siempre va a salir mal y cuando dejamos que eso suceda, gran parte de nuestro resultado está siendo condenado. Y la segunda son nuestros miedos, ya que al hacerlo podemos ver que el camino que tenemos por recorrer es mucho más amplio de lo que imaginamos, y tal vez no sea lo más sencillo dado que muchas veces el miedo nos puede más que acobardar paralizar, pero sin duda sí es la manera más efectiva de cambiar nuestro destino.

*Las opiniones expresadas por el columnista no representan necesariamente las de PUBLIMETRO Colombia S.A.S.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo