Los dueños de la ciudad

Por Adolfo Zableh

Twitter: @Azableh

Felicitaciones a los taxistas, a quienes solo les faltaba tomarse los andenes para convertirse en los dueños de la ciudad.

La foto no es montaje y la tomé un día entre semana a eso de las once de la mañana en la calle 72 con la carrera quinta. La vía estaba obstruida por un choque entre un camión y un vehículo particular, y mientras los demás carros esperaban con paciencia (poca) su turno para pasar por el único carril que quedaba libre, este taxi decidió que lo suyo era no perder el tiempo, y por eso se montó en el andén durante unos 40 metros para salir a la quinta y seguir su camino como si nada. Lo peor es que alcanzó a pitarles a varios transeúntes que caminaban por donde toca para que le dieran paso.

taxis_opt

Y no es fácil ser taxista, en eso hemos fallado los usuarios y la prensa, el Gobierno también. Todos solemos quejarnos del estado en el que está el gremio, de los abusos que cometen. Y no nos equivocamos, pero se nos olvida también que mientras un empleado trabaja entre 40 y 48 horas semanales, un taxista puede llegar al rango de entre las 70 y 80, casi el doble. Poca preparación, altos costos de mantenimiento, inseguridad en las calles, mal estado de las vías, trancones y la informalidad misma son sus peores enemigos.

Entonces no es fácil ser taxista en una ciudad como Bogotá, y aunque deberíamos tener eso en cuenta a la hora de relacionarnos, ellos también deberían entender que eso no les da licencia para circular por el andén ni atacar con bates, varillas, correas y piedras a los carros de Uber con el permiso de la Policía, ni dejar a un usuario en coma, como pasó hace unas semanas, ni bloquear la ciudad solo porque pueden, ni tener el taxímetro adulterado ni andar sin la tabla de precios ni cobrar doble recargo cuando hacen una carrera desde el aeropuerto. La vida ha sido dura y ellos han cobrado venganza por su cuenta, con la mala suerte de que se han llevado a una ciudad por delante.

Arriba decía que el taxi de la foto anduvo más o menos unos 40 metros por el andén como si fuera un carril exclusivo hecho para él. Haciendo cálculos, y tomando en cuenta experiencias anteriores, en tal distancia el taxímetro debió marcar unas tres unidades. Y reclame pa que vea.

*Las opiniones expresadas por el columnista no representan necesariamente las de PUBLIMETRO Colombia S.A.S.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo