¡A quién le importa!

Por: Schneur ZALMAN Ben-Chaim - @ZALMAN5K

Por Zalman Bem-Chaim

¿Te interesa mucho lo que piensen los demás de ti? Pregunto porque hay quienes necesitan, casi tanto como el aire, saber que están dando una buena apariencia, como si necesitaran la aprobación de todo lo que los rodea para dar cada paso en su vida, y una vez lo han dado, siguen incesantemente buscando su aprobación.

Tal vez sea desde exceso de presión social hasta baja autoestima, lo cierto es que aunque todos tenemos infinidad de talentos, o inclusive muy buenas características en nuestra personalidad, la gran mayoría de personas parece olvidarlo porque les han dado a todos los demás un inigualable poder: el poder de influenciarlos con su opinión. Y cuando permitimos que otros nos influencien y determinen nuestro rumbo con sus opiniones, nunca podremos creer en nosotros mismos. ¿Suena extremo? Entonces haz una prueba con una pregunta trivial: ¿quién te recomendó la marca de ropa o teléfono móvil que usas?… 

Y así seguramente podríamos hablar de muchos aspectos la vida: religión, política, costumbres, profesión, etcétera…

Repito: nadie que dependa de la opinión de otros podrá creer en sí mismo, y quien no cree en quien es, jamás podrá llegar a ser. Es por eso que resulta clave quitarle el poder que le hemos dado a la opinión de otros (que de vez en cuanto las cosas te importen un pepino no hace daño a nadie) para atrevernos a descubrir nuestro verdadero potencial y fortalecerlo al máximo. 

La mayoría de personas que te rodean se toman tan en serio el pensar en ellas mismas, que poco piensan sobre otras personas, por lo cual no vale la pena prestarles atención ante lo que puedan comentar, ya que habitualmente esto será reflejo de sus inseguridades e incapacidades, no de una observación objetiva de lo que tú estás haciendo o viviendo. El asunto es que mientras te preocupas por lo que otros piensan, realmente no piensan y eso te distrae, hace que pierdas perspectiva y no puedas dar lo mejor de ti en cada situación que vives. 

Otro problema de prestar mucha atención a lo que otros piensan es que te lleva a pensar en exceso las cosas, y si bien es importante que analices las situaciones que puedas vivir, mientras más piensas en algo pasas de hacer un análisis a establecer un juicio y te quedas encerrado en un círculo vicioso en el que la respuesta siempre será negativa para ti. 

Hay muchas cosas en este preciso instante que necesitan de toda tu atención, de toda tu creatividad, fuerza y disciplina, y no puedas quedarte perdiendo el tiempo con opiniones que no tienen validez en su gran mayoría, que son siempre cambiantes o que te están forzando a tratar de complacer a otros, olvidando que la persona más importante a quien debes complacer, la persona a quien debes hacer feliz y a quien debes apoyar con toda tu alma para lograr sus sueños, esa persona eres TÚ, y es esa, TU opinión, la que realmente cuenta. Lo demás, está de más. 

*Las opiniones expresadas por el columnista no representan necesariamente las de PUBLIMETRO Colombia S.A.S.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo