Monedita de oro

Por: Zalman Ben-Chaim (@Zalman5K) Talleres y consultas: www.zalman5k.com

Por Schneur Zalman Ben-Chaim

Todos hemos tenido que lidiar algún momento de nuestras vidas con esas personas que quieren a toda costa agradar a todos aquellos que las rodean, esas personas que hábilmente disfrazan sus verdaderas intenciones, sus ideas y hasta sus emociones en una falsa sonrisa, hipócrita y complaciente que resulta tan convincente que terminan por engañarnos, claro, momentáneamente, ya que cuando ven oportunidad de lograr su pobre y vacío objetivo, muestran realmente qué tipo de personas son.

Ese tipo de personas son como son, y no está en nosotros juzgarlas ni mucho menos tratar de cambiarlas, ya que cada quien decide cuándo cambiar y las razones para hacerlo; lo que sí podríamos hacer es apoyarlos en caso de que esté a nuestro alcance. Sin embargo, lo realmente importante está en identificar esas pequeñas trampas en las que caemos, esos engaños que no nos dejan ver con claridad el panorama completo.

Habitualmente, caemos en este tipo de situaciones porque, al igual que esas personas actúan tratando de ser “monedita de oro” y agradar a todo el mundo, nosotros fijamos gran parte de nuestros objetivos pensando en una falsa idea de éxito que trata de satisfacer lo que creemos que otros ven o piensan (cuando en verdad rara vez lo hacen), y nos olvidamos de satisfacer el ideal de éxito para con nosotros mismos.

Tratar de llenar las expectativas de otros, de querer agradar a otros, olvidándonos de nosotros mismos es abandonar todo lo que somos y lo que podemos llegar a ser. El verdadero logro está en poder ser aún a pesar de todo lo que vivimos, lo que nos bombardea y presiona a diario, lo que nos rodea. El verdadero logro está en conocer nuestros límites y en superarnos por y para nosotros, y así, una vez logrado, compartir lo bueno de ese resultado con quienes nos rodean, sabiendo que aquel que no lo entienda tal vez ya cumplió un ciclo y está de más.

Gran parte del miedo que tenemos en nuestra vida tiene que ver con la ansiedad que nos genera el futuro y la idea de encajar en el mundo que nos rodea; pues bien, el 99% de las cosas que te preocupan nunca ocurrirá. Tu ansiedad por el futuro no puede convertirse en un obstáculo para que disfrutes el presente.

El origen de todo miedo es una gran ansiedad por el futuro, por pensar cosas como: ¿qué pasaría si…?, ¿qué pensará “fulano” de esto…?, entre otras, que llenan de dudas tu mente y tu corazón, logrando distraerte de tu propia y verdadera definición de éxito y felicidad.

No podemos ser “monedita de oro” para tratar de gustarle a todo el mundo. De hecho, no debemos siquiera intentarlo, porque intentando encajar se nos puede olvidar que ya tenemos un lugar, solo hace falta reclamarlo como nuestro. Se nos puede olvidar que no debemos conformarnos con una simple “monedita de oro” cuando en verdad tenemos un alma de oro, invaluable y llena de fuerza y energía que está esperando que la dejes brillar.

Las opiniones expresadas por el columnista no representan necesariamente las de PUBLIMETRO Colombia S.A.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo