“El año de las piyamas”

Por: Nelson Rueda Argumedo / Bloguero de Moda, tendencia y estilo de vida / Instagram @nargumedo - FB: www.fb.com/IamMrpizazz

Por NELSON RUEDA ARGUMEDO

Hay que admitir que la mayoría de personas hemos salido en piyama al supermercado –de seguro con lentes de sol y corriendo–, evitando ser reconocidos en el trayecto. Son pocos los que pueden sacar adelante el look recién levantado, y a menos que seamos Hugh Hefner, tenemos que vestirnos apropiadamente para empezar el día. Sin embargo, actualmente, ¿qué es vestirse de forma apropiada? Si incluso las tendencias y pasarelas de moda del mundo apuntan a que la piyama será la nueva prenda casual para salir a la calle. No la típica piyama para dormir por la noche, pero sí una nueva pieza que combina la comodidad de esta prenda con la construcción de un traje.

En 2004, la NBC realizó una encuesta sobre qué tipo de prendas usaban hombres y mujeres a la hora de irse a dormir. Aunque las piyamas primaban en la categoría de prendas para dormir en general, el mayor uso de ellas se restringía en mujeres y en países como Italia, Reino Unido y Alemania. A pesar de que el uso de piyamas era un hábito de consumo de personas con un mayor poder adquisitivo, el uso de ellas en las calles era considerado incivilizado y poco elegante, en general.

En 2009 se generó una gran polémica en Shanghái debido al creciente aumento de personas en piyama haciendo compras en tiendas y en el supermercado. Este fenómeno, que evidentemente comenzó por la pereza y bajo la categoría de “contaminación visual” en muchos medios, se volvió una tendencia por la consciencia masiva de comodidad en estaciones primavera-verano donde las prendas sueltas y frescas se convertían en el salvavidas a las altas temperaturas.  

El salto fue enorme. Tres años atrás Simone Marchetti, editor de republica.it, llegó al desfile de alta costura de Maison Martin Margiela vistiendo, literal, su piyama para dormir combinada con un tapado. En su Instagram, Marchetti dijo: “Las piyamas van a ser el nuevo negro”. Y como buen visionario, las predicciones de Marchetti se hicieron realidad y ahora se encuentran en cada pasarela de invierno y verano de los últimos dos años.

La evolución cronológica de la piyama se alinea con la directriz de la moda hacia lo cómodo, pero también se vuelve un sinónimo de lujo y ostentosidad. La semana pasada Gucci, Dolce & Gabbana, Fendi, entre otros, reafirmaron en sus pasarelas masculinas que la nueva piyama –con construcciones tipo sastre y telas que van del rango de sedas hasta el tejido de punto– está teniendo su momento y oficialmente son la nueva prenda a la cual diseñadores y fashionistas le están apostando.

Lo que lo hace aún más interesante es que la forma de vestir que una vez se consideró poco civilizada al usarla en las calles y sesgada a las mujeres, ahora se vuelve tendencia en hombres y evoca bienestar y lujo. ¿En qué momento la comodidad se volvió sinónimo de moda y, además, un atractivo para la industria? ¿Por qué ahora? ¿Por qué en hombres? Aunque muchas de las tendencias que brindan comodidad no necesariamente son las más chic –de hecho muchas son realmente contaminación visual– hay un buen augurio frente a este furor que les recomiendo probarlo en vez de cuestionarlo.

*Las opiniones expresadas por el columnista no representan necesariamente las de PUBLIMETRO Colombia S.A.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo