Todo va a estar bien

Por Schneur Zalman Ben-Chaim

Hace muchos años alguien me dijo una frase que me retumba en la cabeza cada vez que por alguna razón trato de sentirme muy angustiado y tanto la ansiedad como el afán empiezan a acosar: “Todo tiene su tiempo bajo el cielo”.

Muchas veces queremos que la cosas sucedan exacto como nos imaginamos deberían suceder, pretendemos tener el control de absolutamente todo: las respuestas verbales y emocionales de quienes nos rodean, el clima que hará durante el día, las actitudes que deben tener los otros para con nosotros, el trafico, en fin, queremos saberlo todo y controlarlo todo. Pero en ese afán de tratar de dominar las cosas (que claramente tiene que ver con nuestro ego) se nos olvida de disfrutar y sobre todo agradecer lo que tenemos, quedando inmersos en todo aquello que deseamos, que queremos para “ya”, y sin disfrutar realmente y a plenitud todo lo que la vida nos da y lo que ya tenemos.

Muchas veces es más sabio agradecer por los problemas que no tenemos que pedir desaforadamente un montón de cosas que en realidad no sabremos si vamos a poder manejar o no, porque entonces, va a pasar lo que a muchas personas les sucede a diario: “matan el tigre y se asustan con la piel”.

Decir que todo tiene su tiempo bajo el cielo es entender que cada cosa pasa en el momento justo, cuando estamos preparados para hacerle frente, cuando tenemos las herramientas para poder superar la circunstancia (aun cuando se vea realmente trágico); es entender que somos tan fuertes y más que cualquier reto o situación siempre que decidamos -desde el corazón- no darnos por vencidos y seguir adelante.

Entender que todo tiene su tiempo bajo el cielo es entender que la vida puede presentar los cambios que quiera, y aún por mas locos que parezcan, estos siempre nos llevaran a un punto donde podamos estar mejor, porque siempre todo es para bien, o por lo menos así he decidido verlo yo.

Puede que cuando lo leas no estés de acuerdo, que suene bastante descabellado pensar que todo lo que pasa, pasa por una buena razón, pero si lo observas con atención y con la mente lo suficientemente abierta vas a ver que efectivamente todo lo que pasa, pasa para un bien mayor. No se trata de conformarse con lo que pase y ser un observador pasivo de la vida esperando a ver que es lo siguiente que va a cambiar, se trate de entender que cada pequeño acontecimiento puede potencialmente ser una gran lección, que no hay acción pequeña cuando caminamos rumbo a nuestras metas, y que adaptarnos a los cambios es un instinto que no debemos perder jamas, porque cuando lo hacemos, nos condenamos a perder nuestra libertad.

Tener verdadera fe en nosotros consiste en creer que realmente podemos enfrentar cualquier situación, porque al final, todo es para bien.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo