El que espera desespera

Por: Zalman Ben-Chaim zalman@zalman5k.com. Koach personal y empresarial. Conferencista, autor, radio host y panelista en LunaBLU de BLURadio

Por Zalman Ben-Chaim

Dicen que la paciencia es una virtud de los sabios y de los santos, sin embargo parece que hay muchas personas que aspiran a ser sabias o se quieren creer santas, porque convierten la paciencia en un estado de total pasividad a tal punto que simplemente ven la vida pasar y no hacen nada al respecto.

Creen que por arte de magia todo tiene que ser diferente, que simplemente con pedir la vida les dará, o que por hacer alarde de su ego van a tener alguna reacción mágica del universo en la que todo va a empezar a ser diferente por el simple hecho de que son ellos. Sin embargo la realidad es otra, la realidad es esa que se construye desde la honestidad de lo que somos, no de lo que aparentamos, por lo tanto si no emprendemos acción jamás veremos una reacción de cambio.

Esperamos que el país mejore, pero no nos hacemos mas tolerantes cada día; esperamos que nuestra pareja sea más amorosa pero no somos capaces de expresar lo que sentimos y hacerle sentir amado(a); esperamos que el éxito llegue a nuestras vidas pero se nos olvida que sin esfuerzo no hay resultado, y que sin constancia jamás se puede llegar a nada.

Las buenas cosas de la vida cuestan tiempo, cuestan esfuerzo y cuestan dedicación, pero la recompensa siempre es aún mejor, más grata y duradera, la recompensa siempre es nuestra felicidad, esa que solo depende de nosotros y que jamás debemos abandonar.

Por esta razón hay que dejar de pensar que las cosas van a cambiar mágicamente en nuestra vida, que la lotería nos va a hacer más felices, o que sencillamente en algún momento un golpe de suerte nos va a llevar a vivir realmente mejor, porque saltarnos algunos pasos en nuestra vida lo único que va a hacer es llevarnos a situaciones que no vamos a saber manejar, y por hacer más, terminaremos recibiendo menos.

Insistir, persistir, resistir y nunca desistir es la única fórmula que realmente funciona para poder llegar a tener éxito o encontrar la felicidad en nuestras vidas, depositando nuestros esfuerzos, nuestra energía en lo que nos apasiona, en nuestras metas y sueños, aun cuando a muchos les puedan parecer locos (al final, han sido locos tan brillantes como Newton o Benjamin Franklin quienes cambiaron la historia). Pero por otro lado, si depositamos todo eso a la espera de que otros hagan o dejen de hacer, o que tengamos o no algo, hará que seamos los perfectos esclavos de nuestros miedos, ya que la única persona de la que podemos esperar realmente algo y a quien debemos exigírsela día a día es a nosotros mismos, porque quien espera de otros, simplemente desespera.

*Las opiniones expresadas por el columnista no representan necesariamente las de PUBLIMETRO Colombia S.A.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo