El tiempo correcto

Por: Zalman Ben-Chaim [email protected]

Por Zalman Ben-Chaim

¿Cuál es el tiempo correcto?, o mejor ¿cuándo es ese tiempo?

Soy un convencido de que nada es casual en la vida, y con esto no estoy descubriendo el agua tibia, vivimos en un universo que aunque no tiene límites, sí tiene ciertos patrones de comportamiento que no son otra cosa que una sencilla respuesta: acción-reacción. Precisamente por eso nada es casual en la vida y aunque cuesta entenderlo de primera mano, comprender que nada responde a la casualidad es una de las maneras más sencillas y uno de los pasos más importantes para poder vivir tranquilos, o lo que muchos llaman “fluir”.

El asunto está en que si todo es una reacción, lo siguiente que deberíamos preguntarnos es: ¿es la reacción que realmente nos gustaría recibir? y si no lo es, ¿qué estamos haciendo para que sea diferente?

Hay quienes al tener un alto nivel de expectativas pueden “vivir” constantemente insatisfechos, razón por la cual jamás estarán a gusto con la reacción que la vida les muestre o tenga para ellos; también están quienes gustan de quejarse por todo, casi como si esa fuera su profesión; pero esas actitudes y personas… mejor dejémoslas pasar. Y hay un tercer grupo en el que podemos ubicar a la gran mayoría (o en donde todos hemos estado en algún momento) y es cuando se sabe que se debe dar un cambio, y aun cuando se tenga una idea de hacia dónde, nos quedamos esperando el momento correcto para poder efectuarlo.

Esperamos que mejore la situación, que cambie el clima, que tengamos cierta edad, que cumplamos cierta etapa en la vida, que se estabilice la tasa de cambio, poder salir de deudas o poder endeudarnos, que mejore nuestra salud, o incluso que empeore… ¡Esperamos tanto que al final solo desesperamos!

Sabemos que queremos efectuar cambios y en un universo de ideas terminamos ahogados en un mar de dudas que, al final, puede que solo sean un vaso de agua. Somos dueños de un instinto único, de una chispa que nos diferencia, compuesta por creatividad, pasión y una cantidad de cosas más que componen nuestra esencia, pero somos los únicos con la capacidad de encender esa chispa y lograr que se convierta en una gran luz.

El momento perfecto tal vez no existe, pero sí existen personas que pueden tomar cualquier momento y convertirlo en perfecto, ¡esa persona eres tú! Basta con tomar aire y entender que estamos en el punto justo en donde debemos estar y que avanzar depende de nosotros, de que podamos aprender la lección que ese justo momento –esa situación– guarda para nosotros. No es algo fácil, pero es necesario si realmente queremos empezar a vivir y tomar el control de nuestra propia vida; un día a la vez, un paso a la vez, pero caminando como quien solo sabe avanzar.

O mejor aún, tal vez el momento perfecto es siempre, pero como diría el gran #Cerati: “¡Siempre es hoy!”.

 

*Las opiniones expresadas por el columnista no representan necesariamente las de PUBLIMETRO Colombia S.A.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo