¿Me hace un favor?

Por: Adolfo Zableh Durán/ @azableh

Por Adolfo Zableh Durán

Este señor me causa una fascinación que no sentía desde que a los cuatro años descubrí el fútbol. Desconozco su historia, no sé cómo se llama y nunca le he hablado (no podría), pero cada vez que me lo encuentro tengo que tomarle al menos una foto. En teoría es ciego. Y escribo en teoría porque dígame usted, cómo hace uno en este país para saber que alguien que se dedica a pedir dinero en la calle es honesto o está timando.
 
A este señor se le ve igual en la Caracas con 64 como en la Quinta con 70, plena Zona G, pidiendo monedas, siempre de la misma forma: envuelto en miles de ropas, con un morral en la espalda, un gorro, anteojos para ver, tanteando la superficie con un bastón y diciendo en voz baja “¿Me hace un favor?”. Siempre que me le acerco camino ligero, le tomo la foto y me voy enseguida, pero quienes le han hecho caso cuentan que, aunque se le dé dinero, es difícil quitárselo de encima. Siempre anda encorvado, por eso resulta difícil fotografiarle la cara.
 
Imposible culparlo. Si uno se siente solo en el mundo teniendo los cinco sentidos y estando en edad de trabajar, qué le queda a un señor entrado en años que camina las calles de la ciudad sin el amparo de alguien. En mis tiempos, a personas como esta les decíamos pordioseros o mendigos; hoy, gracias a la corrección política que consiste en indignarse mucho y hacer poco, se les conoce como habitantes de la calle.
 
Pordioseros, mendigos o habitantes de la calle, un estudio afirma que hay unos 8000 de ellos que pueden ganar entre $10.000 y $20.000 al día. Esto es, si no descansan nunca, entre $300.000 y $600.000 al mes. De esa cifra, entre $3000 y $7000 diarios se van en pagar una habitación, suponiendo que duermen bajo techo y no en plena calle.
 
Pienso mucho en ese señor. De arranque, ¿será ciego o es una estrategia de mercadeo? ¿Tendrá familia? ¿Dónde duerme? ¿Dónde hace sus necesidades? ¿Qué carga en el morral? ¿Por qué no soy capaz de hablarle? ¿Quién se hace cargo de toda esa gente que no tiene quién dé un peso por ella?

*Las opiniones expresadas por el columnista no representan necesariamente las de PUBLIMETRO Colombia S.A.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo