En algún lugar, ¡alguien piensa en ti!

Por: Camila Chaín / @camilachain

Por Camila Chaín

Siempre queremos que todo ocurra cuando lo deseamos y si no es así, nos frustramos, empezamos a lanzar juicios y nos llevamos una imagen, muchas veces tergiversada de lo que en realidad ocurre. Digo esto por experiencia propia. Es más, fue como haber comprobado que muchos están en las buenas y pocos en las malas, que aquellos que pensamos que son nuestros amigos, o están de nuestro lado, en realidad no son más que personas que manejan algunos intereses y que si no les servimos de algo, no nos necesitan, ni nos buscan más, pero hace un par de días recibí una llamada tan reconfortante que cambió todo mi panorama.

Era una persona muy especial para mí en el ámbito laboral, quería decirme que me estuvo llamando hace unos meses cuando salí de mi trabajo de toda la vida para recordarme que me quería, que creía profundamente en mí y en mis capacidades y que lastimosamente no me lo puedo decir antes, porque yo nunca contesté. Me contó que en ese momento no me juzgó, porque seguramente no me sentía bien, no quería hablar con nadie sobre lo que ocurrió, o no conocía su nuevo número, pero que nunca era tarde para intentarlo de nuevo.

Tiene más años que yo y con esos años de más, mucha experiencia, así que me tranquilizó, me animó, me pidió dejar de preguntarme mil veces por qué y comenzar a entender el para qué me sucedió aquello, me abrió la mente, me recordó que algunas decisiones no necesitan grandes justificaciones, solo ocurren y ya. Yo no podía creer que me llamara, ni siquiera sospeché cuando vi aquel número en la pantalla del celular, pero así es la vida, nos sorprende cada día y aprendemos a guardar silencio, a dejar de esperar tantas cosas y a apreciar enormemente los pequeños detalles que, finalmente, llegan en el momento justo, cuando tiene que ser, no cuando queremos.

Fue, sin lugar a dudas, una de las llamadas más especiales que he recibido en mi vida. Qué maravilloso es saber que hay gente que realmente nos aprecia, que nos piensa sin que lo sepamos, que nos acompaña en el camino, aunque creamos que no están lo suficientemente cerca de nuestros pasos.

Tenemos que aprender a seguir, aprender a no dejar de soñar y luchar por alcanzar nuestras metas, a no lamentarnos por todo y, sobre todas las cosas, tenemos que aprender a identificar a esos seres humanos que siempre estuvieron, están y estarán para apoyarnos, pase lo que pase.

¿Ustedes saben bien con quiénes cuentan?

¡¡¡Feliz fin de semana!!!

Encuentre más de Opinión aquí

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo