Fútbol, un juego sucio

Por Camila Chaín

La tecnología ha servido para muchas cosas: unirnos, globalizarlo todo, pero también tiene sus puntos débiles, porque gracias a ella ahora conocemos el lado oscuro de muchas situaciones. Me refiero específicamente al juego sucio en el fútbol. Hace décadas, jamás hubiéramos adivinado lo que dicen los jugadores en la cancha, no había cámaras que lograran primeros planos en el campo de juego.

Tampoco podíamos ver repeticiones desde todos los ángulos, por lo tanto, una que otra duda era imposible de despejar. Así, todos pensábamos que el fútbol era un deporte en el que todos actuaban de buena fe y que el árbitro, en su condición de ser humano, no podía tomar decisiones acertadas todo el tiempo.

Hoy me siento desepcionada, desilusionada y aburrida al ver que lo que me genera más pasión está lleno de actos reprochables, de juego sucio, de provocaciones, simulaciones de todo tipo, sobre todo faltas en las que uno ve “volar” literalmente al jugador, como si se tratara de la peor patada jamás recibida. Estamos lejos de ver aquello llamado “juego limpio”. Se buscan faltas estratégicas para poder cobrar tiros libres, se buscan roces en el área para provocar lanzamientos desde el punto penal.

Se tocan las partes nobles, como le pasó al Pibe en el 91 con Míchel González. En aquella ocasión, nuestro 10 prefirió pensar con cabeza fría y no reaccionar, pero hace un par de días, cuando Jara, de Chile, metió sus dedos en las nalgas de Cavani, era imposible evitar una reacción violenta.

Qué pereza tener que ver las repeticiones desde todos los ángulos, ¡qué pereza que ese sea el deporte que tanto amamos! Lo peor es que lo celebramos, como si fuera muy divertido, y tomamos parte, para bien, o para mal, cuando nos conviene. Por ejemplo, ¿ustedes saben qué le decía Murillo a Neymar todo el partido? ¿Qué fue lo que hizo que el brasileño estallara? Solo vimos el gol histórico que nos llenó de orgullo y quitó de pasó una espina que teníamos desde el Mundial.

Definitivamente es un desastre constante todo lo que se hace en la cancha, eso que después aplaudimos como si fuera muy gracioso. Ya es hora de que se apruebe el proyecto de revisar en caliente lo que ocurre en ciertas jugadas, es hora de que se vuelva a definir lo que significa el juego limpio. Ojalá se dediquen a patear el balón y logren con buen fútbol los resultados que esperan, porque si este es el deporte que más pasión genera, apague y vámonos.

¡¡Feliz fin de semana!!

*Las opiniones expresadas por el columnista no representan necesariamente las de PUBLIMETRO Colombia S.A.S.

MÁS OPINIÓN AQUÍ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo