Feliz cumpleaños

Por: Adolfo Zableh Durán/ @azableh

Por Adolfo Zableh Durán

Hace ya casi cinco años que mataron a Luis Andrés Colmenares y todo parece cada vez más confuso. Pocos casos judiciales han llamado tanto la atención de la opinión pública colombiana, que no se pierde cada nueva noticia al respecto. Han sido años de noticias de todo tipo: teorías que suponen un accidente o un crimen, declaraciones, exhumaciones, falsos testigos. El interés crece cuando se acerca el 31 de octubre, fecha de la muerte de Colmenares. Sin embargo, hay otra fecha que poco o nada nos importa: el 23 de mayo, día del nacimiento de Luis Andrés.

Yo tampoco conocía la fecha de su nacimiento hasta que pasé por el Parque El Virrey, lugar donde falleció en 2010. Y aunque varias veces había caminado por ahí, nunca había visto la placa que allí yace. Fue puesta en una ceremonia en octubre de 2013, cuando amigos y curiosos se reunieron, prendieron velas y pidieron por la aclaración del caso. Desde entonces la placa ha estado ahí, sin velas, pero lleno de flores y una foto de Luis Andrés impresa a color, sobre una base de icopor, descolorida por el sol y la lluvia.

Miles de personas pasan por el frente todos los días y no todos la ven. Sin embargo, quien se percata de ella se detiene, lee la inscripción en el mármol y hasta le toma fotos. Muchos de los perros que por ahí pasean orinarían sobre la placa si sus dueños, conscientes de lo que la placa significa, se los impidieran. Aunque nada ampuloso, el pequeño monumento se ha convertido casi en lugar turístico, igual que las placas en el centro de Bogotá que recuerdan el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán. A la fecha, ninguna de las dos muertes se ha esclarecido.

De seguir vivo, Luis Andrés Colmenares habría cumplido 25 años diez días atrás y ya sería profesional con dos títulos: Ingeniería Industrial y Economía. Y aunque no se trata de tomar partido ni de ser amarillista, solo espero que algún día se sepa la verdad, a ver si todos (acusadores, acusados y el alma de Luis Andrés, en el caso de que tengamos alma) al fin descansan. Desde aquí, va para él un feliz cumpleaños atrasado.

*Las opiniones expresadas por el columnista no representan necesariamente las de PUBLIMETRO Colombia S.A.

MÁS OPINIÓN AQUÍ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo