¿Se puede ser Feliz?

Por: Schneur ZALMAN Ben-Chaim, Koach personal y empresarial. Conferencista, autor, radio host y panelista en LunaBLU de BLURadio @ZALMAN5K

Por Schneur ZALMAN Ben-Chaim

En las últimas semanas y como resultado de esta columna he recibido un par de cientos de correos electrónicos en donde generosamente muchos de ustedes me han abierto su vida y me han contado una parte de sus historias, así como me han compartido sus dudas y comentarios, y quiero responder a una pregunta que curiosamente encontré en varios de estos mensajes: ¿Se puede ser Feliz?

Si bien parece una pregunta sencilla, no es para nada simple y puede tener cientos de implicaciones, sobre todo porque existe una creencia popular que nos muestra le felicidad como un objetivo que si tenemos suerte tal vez podamos lograr; o que simplemente es un instante, lo suficientemente corto como para que no podamos acostumbrarnos a el y debamos seguir en esa constante búsqueda.

Creo que lo que más me incomoda de estas ideas es que definen la felicidad como algo lejano, y de ser así, querría decir que somos constantemente infelices, desgraciados, y que nuestra naturaleza debería ser resignarnos o condenarnos a vivir así, como ahogándonos constantemente en el mar y sin saber nadar, a la espera de tener un pequeño impulso de aire que nos permita guardar esperanza.

Yo por mi parte, creo y sostengo que somos felices por naturaleza, está en nuestra esencia ser felices, siempre lo hemos sido y siempre lo seremos. La tarea no es buscar esa felicidad, sino reconocerla en nosotros, admitirla y sobre todo, disfrutarla.

No vamos a encontrar felicidad en acumular cosas que en cualquier momento igual vamos a perder, ya sea porque dejen de servir o porque la vida haga que las cambiemos; tampoco la encontraremos en otra persona porque si no hemos aprendido antes a conocernos y amarnos a nosotros mismos, lo único que estamos logrando es crear lo que más adelante será un vacío emocional, ya que jamas llegaremos a ser la persona correcta para alguien más si no lo somos para nosotros; Y claramente nunca vamos a reconocer la felicidad que somos, si solo nos quejamos, pedimos o no valoramos.

Reconocer la felicidad que somos empieza por calmar nuestro ego, silenciar nuestro orgullo y aceptar que todo lo que vivimos siempre es para bien, aun cuando en primera instancia no lo entendamos con claridad. Empieza por agradecer lo que nos rodea, y tener presente si no somos felices con todo lo que tenemos, mucho menos lo podremos ser con todo aquello que creemos que nos falta.

Hay que abrir la mente, los ojos y el corazón, entender que quejarse no es lo mismo que solucionar, que poseer no es lo mismo que ser, y que existir no es lo mismo que vivir. No podemos quedarnos con la duda de lo que pudo haber sido la felicidad no se busca, no se compra, disfraza o disimula, la felicidad simplemente esta distraída por todo lo que te rodea y a lo cual le has dado mas valor del que realmente tiene. ¡La felicidad se vive! todo lo que falta es que te atrevas a ser tu.

*Las opiniones expresadas por el columnista no representan necesariamente las de PUBLIMETRO Colombia S.A.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo