Hay que arriesgarse

Por: Camila Chaín / @camilachain

Por Camila Chaín

Me encanta conocer la historia de vida de las personas, es realmente inspirador saber cómo hicieron muchos para alcanzar sus metas, hacer realidad sus sueños, o simplemente entender cómo intentaron mil veces lo imposible con tal de encontrar su camino, su verdadera esencia, su plenitud.

Esta semana tuve la fortuna de sentarme con dos mujeres valientes a las que quiero y con quienes he trabajado en varias campañas. Siempre nos vemos para crear, pero esta vez se me ocurrió preguntarles sobre su empresa, con la que han crecido a lo largo de los años.

Cualquiera pensaría que comenzaron con una reunión extensa en la que se planeó todo y se cuidó el mínimo detalle, pero no, todo ocurrió como les ocurre a quienes no sienten miedo a lanzarse al vacío, esos que saben que no tienen nada que perder y creen profundamente en su talento y su conocimiento, esos que de repente se ven sin nada y reaccionan.

Pues resulta que comenzaron de cero, sí, de cero, sin saber qué pasaría después, sin un cliente que atender, sin haber estructurado nada, solo con un nombre que se les ocurrió y la oportunidad que vieron en una simple llamada. De esa conversación salió una idea, de la idea un encuentro con un par de personas, de ese encuentro una ruta a seguir y de esa ruta un trabajo ganador.

Nada fue fácil, nadie dijo que lo sería, por eso siguieron aprendiendo, encontrando más gente que les creyera, demostrando con hechos que podían salir adelante y entonces fue cuando pudieron sentarse un segundo a pensar en su creación, porque finalmente nuestra vida no es más que nuestra creación y es probable que muchos teman salir de lo cotidiano, de su zona de confort, de la estabilidad que da el trabajar para otros.

Pensamos que somos inmensamente creativos en nuestra oficina y que más allá de la ventana no hay nada y nos equivocamos. Yo sé que ustedes leen estas líneas y piensan que es mucho más fácil asegurar algo y dejar de soñar, que dejarlo todo tirado y empezar de nuevo, pero la realidad me dice que somos más especiales y capaces de lo que creemos, o de lo que muchas veces nos hacen creer. Pero basta un momento de crisis para entenderlo, es increíble cómo de una situación que pensamos adversa aparece lo mejor de nosotros.

Salí de esa reunión renovada, con la mente repleta de ideas, con un ejemplo a seguir de muchos que conozco cada día, de gente buena y maravillosa que no se cansó de entregar todo de sí, que entendió que los sueños no se hacen realidad solos y que las oportunidades están ahí esperando ser aprovechadas. Busca una hoja en blanco y piensa que es tu vida, luego llénala como quieras, haz con ella lo que se te antoje y no dejes que los demás decidan por ti.

*Las opiniones expresadas por el columnista no representan necesariamente las de PUBLIMETRO Colombia S.A.S.

OTRAS COLUMNAS DE CAMILA CHAÍN:

Volver a motivarse

¿Dónde está la autoridad?

Un poco de prudencia, por favor

MÁS OPINIÓN AQUÍ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo