Las femi-nazis y el sexismo sobre la mesa

Por: Mar Candela, ideóloga Feminismo Artesanal.

Por Mar Candela Castilla

Carlos Candela

Foto:

Hablaré sobre la importancia de las palabras que no siempre nacen del diccionario, es decir de los modismos.

Los modismos o términos populares son expresiones del vulgo, pueblo o ciudadanía común las cuales se usan para definir conceptos que tienen nombres difíciles de memorizar.

Como “pedagoga urbana” y feminista tengo la necesidad de aclarar con quienes comparto mis letras algunos conceptos y para ello decidí antes de entrar en materia ahorrarles la tarea de ir al diccionario.

Empezare por compartir significados de palabras fundamentales para dimensionar la reflexión de hoy.

Neologismo: Palabra o expresión de nueva creación en una lengua. “Los neologismos pueden surgir por composición o derivación, como préstamo de otras lenguas o por pura invención; el lenguaje científico y técnico utiliza gran cantidad de neologismos”

Androcentrismo: hace referencia a la práctica, consciente o no, de otorgar a los varones o al punto de vista masculino una posición central en la propia visión del mundo, de la cultura y de la historia.

Patriarcado: hace referencia al predominio o mayor autoridad del hombre en una sociedad o grupo social: el patriarcado fue un sistema de organización social primitiva.

Machismo: Se aplica a la persona que considera que el hombre es superior a la mujer.

Misoginia: ‘odio a la mujer’ tendencia ideológica o psicológica que consiste en despreciar a la mujer como sexo y con ello todo lo considerado como femenino

Misandria: es un neologismo que hace referencia al odio o aversión hacia los varones o la tendencia ideológica o psicológica que consiste en despreciar al hombre como sexo y con ello todo lo considerado como masculino.

Femi – nazi: palabra incoherente y absurda que pretende equiparar el feminismo con el nazismo
Para quienes no conocen el término” hembrismo” les comparto que es el sinónimo de la palabra machismo y que incluso se puede comprender en cierto punto como la popularidad que hace referencia a la misandria.

Entremos en materia:

“Feminismo no es símil de machismo lo más cercano a un símil de machismo seria el hembrismo, la diferencia entre Hembrismo y Machismo radica en que el machismo es un hecho, es una institución dedicada a discriminar a la mujer, no es cosa de una opción personal como sí lo es el hembrismo, el machismo está ahí, en todas partes, el feminismo no. Por ética quien sea feminista combate todo tipo de sexismo y no aprueba las practicas hembristas, en” los pasillos” se habla de las “femi-nazis “Para hacer mofa de las feministas, lo cierto es que no existe tal cosa de femi – nazismo.

El término Femi nazi, palabra que inventó Rush Limbaugh periodista norteamericano ha calado bastante hondo y ya es un término de uso común. Esta palabra denota desde todo punto de vista ignorancia de quien la hizo popular y de quienes la repiten sin cuestionarse lo aberrante de la misma.

Comparar el feminismo con el movimiento nazi no solo es una soberana estupidez si no una injusticia. El feminismo tiene como único objetivo que la mujer sea libre de toda opresión, es la convicción radical de que toda mujer es humana ciudadana sujeta de derechos.

El feminismo libera a los hombres de la carga social de tener que despojarse de su humanidad para ser simples machos lobera a cada hombre de la carga de tener que ser simplemente un reproductor, proveedor, y protector que debe negarse a ser justo y sensible ,a cambio recibirá el delirio de ser superior a las mujeres en todo y digo delirio porque las mujeres a través de los tiempos sí que hemos sabido demostrar que no existe tal superioridad y que ha sido un auto engaño de los hombres eso de que “detrás de todo gran hombre hay una gran mujer” y han tenido que comprender que vamos a su lado, nunca detrás.

El feminismo jamás buscó que la mujer dominara al hombre si no que tuviera dominio de sí misma, su único objetivo es lograr sociedades donde hombres y mujeres vivan en igualdad de opciones, libertades y derechos con la absoluta tranquilidad de poder coexistir con toda diferencia de humanidad y ante todas las cosas libres de opresiones.

Gracias a los notorios logros del feminismo se precisa comprender que la interacción social, política, económica y cultural entre hombres y mujeres para el tercer milenio es diversa y respeta las singularidades de cada construcción sexual. Afectiva y de toda índole humana.

Se precisa la práctica de la convivencia en la diferencia así como la palabra puta entró al diccionario muchísimos años después que la palabra prostituta teniendo en cuenta que la palabra prostituta entro mucho después que otros términos para hacer referencia al mismo significado, así mismo existen cientos de palabras que tardaron décadas y hasta centenas de años en entrar a formar parte del diccionario.

Es más fácil hablar popularmente de machismo que de misoginia y por ello aunque no sean sinónimos, estas palabras en la cotidianidad son exactamente lo mismo

Cuando hablamos de machismo de algún modo hacemos referencia al odio hacia las mujeres es decir a la misoginia. Me resulta más fácil hablar de hembrismo, es decir la pretensión de soberanía de la mujer en el hombre, que hablar de misandria.

No podemos tapar lo evidente como no se puede tapar el sol con un dedo. Sí, es cierto que aún existen los hombres misóginos (machistas) así mismo desafortunadamente hoy día existen también algunas mujeres misándricas (hembristas) cabe anotar que esta práctica socio cultural y política existe con mucho menos cantidad de suscritas que la práctica del machismo.

El machismo siempre desemboca en algún tipo de violencia hacia la mujer, el hembrismo existe como reacción a la misoginia, por razones de impotencia a falta de justicia eficiente, este pretende la soberanía de la mujer sobre el hombre y desemboca en violencias hacia el hombre.

Tanto el machismo como el hembrismo son dos aberraciones a enfrentar y desarticular por el bien de la humanidad. Veo el hembrismo más como una fobia personal de algunas mujeres al patriarcado, al macho, una actitud concreta que pretende pasar de víctima a victimaria antes que seguir permitiendo vejámenes hacia la mujer, hay que tener mucho cuidado con poner al hembrismo y el machismo a la misma altura.

Estas dos conductas aunque parecen muy similares, en la práctica, no son equiparables. Como es evidente una de ellas tiene a todas las instituciones apoyándola y la otra no.

Sí, es difícil no equipararlas ya que a simple vista es la misma conducta humana, tengamos en cuenta que obedecen a motivaciones y razones muy diferentes, es vital para la causa justa de la equidad ver qué factores rodean estas conductas, claramente al machismo lo respalda la cultura patriarcal heredada de generación en generación y la razón de su existencia es la injusta imposición de la soberanía del hombre en la mujer tenemos que saber que el hembrismo existe como respuesta a tanto daño causado a las mujeres, a la impotencia que sentimos como humanas frente al machismo y que el hembrismo de ninguna manera cuenta con respaldo institucional, social, político , ni religioso que le fortalezca,

Si analizamos sin acaloramientos el patriarcado es toda una política social, económica y cultural que ha respaldado al machismo desde todas las esferas de poder en la humanidad.

El hembrismo se ejerce más como una fobia, es una actitud concreta, no es un estamento de la discriminación como si lo es el machismo.

Es así como queda claro que la palabra Femi -Nazi es absurda, tan absurda y tonta como popular, nada tendrá que ver el Nazismo con el feminismo y usar esta palabra nos hace quedar como ignorantes. El hembrismo. no es cultural como si lo es el machismo.

*Las opiniones expresadas por el columnista no representan necesariamente las de PUBLIMETRO Colombia S.A.

MÁS OPINIÓN AQUÍ

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo