Septimazo navideño

Por: Eduardo Arias/ @Ariasvilla Escritor y periodista

Por Eduardo Arias

Martes 23 de diciembre al mediodía. En el octavo día de las novenas la carrera Séptima es un hervidero. El sol parece haber llegado para quedarse y la luz y el calor le quitan protagonismo a los adornos navideños, pensados para que se luzcan en las noches.

El agite previo al día de la Navidad convoca a quienes aún no están de vacaciones y salen a caminar en su hora de almuerzo y a aquellos que ya están pensando en las compras. La carrera Séptima también es escenario improvisado de artistas, predicadores y vendedores ambulantes.

El recorrido permite visitar varias iglesias con sus respectivos pesebres. Las Nieves, a la altura de la calle 20; luego, tres iglesias que están pegadas: San Francisco, La Veracruz y La Tercera. A esta última no se la llama así por ser la tercera en la fila (además, de norte a sur sería la primera), sino por pertenecer a la Orden Tercera de los Franciscanos. De la Jiménez hacia el sur la Séptima está en obra. Van a poner unos andenes de mármol (o al menos eso dijo el señor alcalde) y las autoridades aprovecharon la oportunidad para talar todos los árboles. Solo quedan los de la cuadra del Palacio de Justicia, que muy seguramente correrán la misma suerte.

En el atrio de la Catedral está instalado un pesebre en vivo y dentro de ella hay otro. Dos cuadras al sur, luego de caminar por un costado del Capitolio y luego del Palacio de Nariño, se llega a la Iglesia de San Agustín, donde, además de un pesebre normal, también funciona el pesebre mecánico.

Una caminata que muy seguramente será más tranquila después del 24 de diciembre, cuando se acabe el agite y haya más tranquilidad para recorrer la ciudad.

*Las opiniones expresadas por el columnista no representan necesariamente las de PUBLIMETRO Colombia S.A.S.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo