¿Será que dejo propina?

Por: Camila Chaín. @camilachain/ Directora de Contenidos del Sistema W Radio Colombia y Mujeres W

Por Camila Chaín

Vaya que hay cosas que nos hacen pensar si somos o no buenas personas, si somos o no generosos.

Me pasa justo ahora en mis tan anheladas vacaciones, porque salí del país y aquí donde estoy hay costumbres a las que no he podido adaptarme muy bien.

Se me ocurrió hacer varios tours, o paseos guiados y cada que finaliza el recorrido el mensaje del guía es el mismo: “Hola, familia, yo sé que aquí hay gente de muchas partes del mundo, por eso quiero aclarar que lo que voy a decir es algo que no pretende ofenderlos, porque, tal vez, para ustedes lo que voy a pedir es algo que no debe pasar.

Lo que quiero decirles es que más o menos el 60% del salario del señor operador del bus, o conductor, proviene de las propinas que ustedes le dan y queremos que sepan que no es una obligación, pero si gustan pueden depositar lo que crean conveniente en ese sombrero que ven ahí adelante.

Es un sombrero, porque repartimos en partes iguales entre el chofer y los guías. Muchas gracias y que disfruten”.

Yo no sé si es que mi papá, ‘el Turco’ Chaín, me enseñó a ser tacaña, si es que en el colegio no me enseñaron a dar propinas, si es que los colombianos somos así, o es que la plata no me sobra, pero no saben el mal genio que me da que me estén pidiendo.

Lo primero que pienso es que si las personas que nos prestan el servicio están mal pagas es porque su jefe es el peor del mundo, porque lo que cobran por paseo es realmente abusivo en algunos casos.

Sí, reflexiono sobre la tarea que tienen y lo importante que es su aporte para que el paseo sea increíble, pero dar propina por todo es como si ustedes me dieran algo extra por leer esta columna, o por cada cosa que digo en la radio.

Creo que solamente quería desahogarme y contarles lo que siento, podría recibir mil críticas por esto, pero es bueno saber la opinión de ustedes.

Qué bien que compartamos lo que tenemos con aquellos que nos prestan un buen servicio, pero lo estamos pagando, no es regalado, la plata no cae de los árboles, como dicen los papás cuando les pedimos más de la cuenta.

Tuve que aprender en un par de días a sumar lo que cuestan las cosas más las propinas para saber a ciencia cierta cuánto me voy a gastar.

Tengo un dilema existencial, porque todo el mundo merece una compensación extra, pero no sé si meterme en el grupo de los que “no estamos acostumbrados”.

¿Usted es de esas personas que dejan propina por todo?

Feliz fin de semana.

*Las opiniones expresadas por el columnista no representan necesariamente las de PUBLIMETRO Colombia S.A.S.

OTRAS COLUMNAS DE CAMILA CHAÍN:

Volver a motivarse

¿Dónde está la autoridad?

Un poco de prudencia, por favor

MÁS OPINIÓN AQUÍ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo