Sin miedo

Por Publimetro Colombia

  Por @camilachain/ www.camilachain.com/ Directora de Contenidos del Sistema W Radio Colombia y Mujeres W

Los seres humanos podemos hacer, a lo largo de la vida, una lista de miedos que, al final, evitará que experimentemos muchas cosas. Pero, a veces, hay algo dentro de nosotros que nos dice que debemos librar una batalla contra el miedo, demostrando que sí podemos vencerlo, que nada tiene el poder de detenernos y que no podemos morirnos sin saber qué se siente hacer tal cosa.

Yo, por ejemplo, diseñé todo un discurso para evitar saltar en paracaídas. Durante muchos años dije que era el colmo que la gente decidiera retar a la muerte de esa manera, que los humanos no somos pájaros y que si hubiéramos nacido para volar tendríamos alas.

Vi mil veces videos de personas cayendo al vacío sin poder abrir su paracaídas y pensé: ¿es que no se aman, no aman a los suyos, no piensan el peligro que representa lanzarse al vacío así sin más? Hoy debo decirles que acabo de tragarme todas mis palabras, que escupí para arriba y me cayó en el ojo, así literal como las frases de mi mamá y es que mientras más digas “de esta agua no beberé”, más litros te tomas.

Me llamaron a decirme que si quería tirarme en paracaídas y como me cuesta tanto trabajo decir que no, acepté sin pensarlo. Fui consciente de mi respuesta cuando estaba en una avioneta a 10.000 pies de altura, más arriba que muchas de las nubes que cubrían ese domingo y a un paso de saltar al vacío, pero ya era demasiado tarde, la orden para saltar la estaban dando y yo era la primera. Por supuesto iba agarrada, muy bien agarrada, de mi instructor experimentado, quien ya me había calmado diciendo que estaba todo bajo control.

Me dije a mí misma que nada podría hacer para evitarlo, así que decidí que lo disfrutaría. Saltamos y jamás sentí ese horrible vacío que produce la montaña rusa, saltamos y vi cómo el hombre puede convertirse por instantes en pájaro, saltamos y pude ver al mundo a mis pies.

Estaba feliz, muy feliz, el miedo había desaparecido, abrí los brazos, sentí el viento en la cara, quería quedarme ahí para siempre, pero el tiempo pasa muy rápido y cuando menos pensé estaba de nuevo en tierra. Lo primero que se me ocurrió fue decir que me subieran de nuevo a esa avioneta para volver a saltar y lo segundo que se me ocurrió fue decirles hoy que “por favor” no sientan miedo a volar, si lo hacen con profesionales todo saldrá muy bien, no pierdan esa oportunidad, no se nieguen esta experiencia de vida.

A mis 34 años puedo decirles que es lo mejor que me ha pasado y que no vuelvo a creerle al miedo cada que venga a decirme que no haga algo. Esta vida es una secuencia de aventuras maravillosas y es mejor cuando la vives con valentía.

¿Ya decidieron que sí van a saltar?

Feliz fin de semana.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo