Es que ya no rumbeo

Por Publimetro Colombia

Por @camilachain/ www.camilachain.com/ Directora de Contenidos del Sistema W Radio Colombia y Mujeres W.

Hace unos días mi jefe me preguntó cuál era la mejor discoteca de Bogotá y aunque le respondí muy rápidamente que no sabía, me detuve varios minutos a pensar que realmente era verdad.

Entonces traté de hacer un poco de memoria para entender bien si es que algo extraño me pasaba, porque recuerdo que a mis 18 salía con los amigos de la universidad a bailar a todos los lugares de moda, tanto que la alerta que teníamos para saber que ya era mejor irse a casa estaba marcada por la popular subida en la mesa a hacer coreografías.

Les hablo de esto porque ya tengo 34 y estoy comprobando lo que muchos temíamos: eso de las etapas de la vida no es un mito, ni una cantaleta de la mamá, tampoco hace parte de la retórica de algunas generaciones… ¡NOOOOOO! Es la pura verdad.

A todos nos pasará, todos cambiaremos las discotecas por las invitaciones a comer para contarnos cómo va el trabajo. Muchos dejaremos de ir a cine después de 9:00 p.m. para evitar dormirnos. Es la ley de la vida, esa misma que hoy me hace sentir culpable por haberle dicho a mi mamá que dejara de portarse como una viejita cuando me pidió bajarle al equipo de sonido o reclamarle por quedarse esperando en el sofá de la sala a que yo llegara en la madrugada.

Sí, ya sé que se sienten como yo y que hay mucha gente pasando por lo mismo. También sé que me van a decir que es el colmo que no salga de rumba todos los fines de semana, pero la verdad es que acepto y recibo con toda la felicidad esta nueva etapa en la que los silencios son más importantes, en la que prender la chimenea es un placer y en las que dormir es un premio a días enteros de tanto hablar por la radio.

A mi edad tomar trago ya está prohibido y si llega a pasar por alguna razón, necesito dos días de reposo absoluto para reponerme, ¿entonces?

Bueno, tampoco crean que soy una aburrida amargada, jajaja, es solo que me traumatizó un poco no saber cuál era el lugar de moda para la rumba. ¿Será que alguien se identificó conmigo? Si es así, los invito a un asadito el domingo por la tarde, con mazorquita incluida.

Lea también

MÁS OPINIÓN AQUÍ

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo