Bienvenidos al mundo

Por: Adolfo Zableh Durán / @AZABLEH

Por Publimetro Colombia

Es difícil tener una fachada decente cuando se ha tenido una deuda de $400.000 millones de pesos. A mí me hubiera gustado mostrarles la fachada completa del Instituto Materno Infantil para que la vieran en toda su decadencia, pero es que entonces ustedes no alcanzaban a leer las banderas que cuelgan de las ventanas del segundo piso. Igual se alcanza a notar la pintura gastada, los marcos de las ventanas podridos y los grafitis que no ayudan. Carrera décima con calle primera, en Bogotá, y las dos banderas (la verde y la de Colombia) son como un grito que nadie oye. Más aterradora resulta la bandera de Bogotá porque no habla, pero igual está acabada. Aterradora porque al menos las otras dos se están quejando, la otra aguanta en silencio el abandono que suele sufrir el sector de la salud en países subdesarrollados como el nuestro.
 
Hace años, unos siete por ahí, el Materno Infantil ocupó lugares destacados en la prensa por la deuda que cargaba encima, y también porque sus empleados se habían ido a la huelga porque les debían un año de sueldo, algo así como $45.000 millones de pesos que, al final, parece que pagaron. Dos años después, salió la noticia de que recibía un auxilio de $30.000 millones de pesos que quién sabe a dónde habrán ido a parar. Con certeza, no a la fachada.  En 2011 hubo noticias de nuevo porque un tipo murió a diez metros de la puerta del hospital. Al parecer, los celadores no lo dejaron entrar y el señor falleció en un andén de la décima, una forma no muy digna de dejar el mundo. Por último, el año pasado dijeron en los medios que las EPS les debían a los hospitales públicos de Bogotá unos $290.00 millones de pesos.
 
No suelen ser buenas las noticias que atañen al Materno infantil, que cada año trae al mundo a miles de niños. Pero si uno mira bien, no es tan malo que las cosas sean de ese calibre, así se enteran desde pequeños a qué lugar les tocó llegar.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo