No sea tan primíparo

Por: Gabriel Murillo/ Editor de noticias/ [email protected]/ @gaboyoyo11

Por Publimetro Colombia

Listo. Usted ya no es más el grande del colegio y pasó a ser el pequeño de la universidad, ese espacio donde pasará, mínimo, los próximos cinco años de su vida y estará más tiempo que en su propia casa.
 
Al entrar al campus hay unas reglas tácitas que se deben seguir: lo primero, y más importante, es quitarse la pinta de colegial y asumir el nuevo rol en la sociedad. Caminar en grupos pequeños y no estrenar toda la ‘pinta’ son algunos tips que le pueden servir en este nuevo mundo. 
 
La mayoría de universidades ofrece un programa de inducción que puede durar entre uno y cinco días… no todos son necesarios y sáquese de la cabeza que puede sacar alguna nota en ese tiempo. Es verdad que podrá conseguir su primer ‘parche’ de amigos, pero el camino es largo y más adelante también lo podrá hacer.
 
Lo máximo que harán en inducción será entregarle el horario y mostrarle las instalaciones y servicios de la universidad. Esto significará largas jornadas y recorridos, por lo tanto no se vista pensando en una pasarela, sino más bien vaya de forma cómoda para marchar, subir y bajar escaleras, y aguantar largas jornadas explicativas sentado en salones y auditorios.
 
Otro dato: nunca llegue a la universidad sin saber dónde queda su salón de clase. Pecado capital es tratar de averiguar en los afanes de llegar a tiempo, pero peor aún será entrar a una clase que no le corresponde.
 
Las universidades tienen mapas virtuales. No está de más hacer una navegación e identificar cuáles serán los edificios y salones donde usualmente tendrá clase. NUNCA le pregunte a un estudiante la ubicación de algún salón u oficina dentro del campus universitario. Si necesita llegar a algún lugar, pregúnteles a los encargados de seguridad o incluso al personal administrativo. Evítese una primiparada de terminar en el otro extremo de su alma máter por causa de una broma pesada.
 
Cuando vaya a almorzar, y si su interés es no verse como primíparo, evite los grandes grupos. En este caso tres son compañía y cuatro… son primíparos.
 
Los ladrones también saben identificar quiénes están ‘debutando’ en la universidad. En las grandes aglomeraciones están los amigos de lo ajeno, que saben los puntos ciegos de los sistemas de seguridad y se aprovechan de los incautos nuevos estudiantes. No dé papaya.
 
Por último: ya se sabe que está en la universidad, pero eso no significa que la rumba arranca desde el lunes a las 7:00 a.m. Es usual encontrar a los primíparos bebiendo sin control y aunque está prohibido por la ley, siguen existiendo centros de expenden licor. Tómese sus tragos en sitios autorizados y hágalo con moderación, el más borracho nunca será el más chévere. Bienvenido a la U.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo