[Un tipo de datos] Boyacá se achicó en la recta final

Por: @AlfredoYacelga

Por Publimetro Colombia

El equipo de Alberto Gamero realiza su peor actuación en unos cuadrangulares desde que llegó a la primera división en el 2004. A lo largo de estas ocho temporadas y media en la A el ajedrezado le ha dado a nuestro humilde campeonato doméstico más cosas buenas que malas, sobreponiéndose a un sinfín de dificultades, con lo que llegó a ganar un título en el 2008-I. Por eso es tan raro verlo en el sótano de su grupo, sin puntos y con un solo gol anotado en tres partidos.

En su corta historia en la primera división en la que ha disputado 350 partidos, el Boyacá Chicó había tenido, antes del fin de semana pasado, siete rachas de tres derrotas consecutivas, pero lo que nunca le había sucedido al cuadro del altiplano es que viviera tres traspiés seguidos en unos cuadrangulares y mucho menos en sus tres primeras jornadas.

Aquí hay que anotar que, el conjunto nacido en Bogotá y que hoy tiene a Tunja como sede, clasificó a la fase de cuadrangulares en siete de los 13 torneos que han tenido este sistema de definición desde que hace parte de la élite de nuestro fútbol. También vale aclarar que en el primer semestre del 2010 terminó séptimo al final de la fase todos contra todos, pero en ese torneo el campeón se definió entre los cuatro primeros y que en los dos campeonatos del 2011 el sistema cambió a los playoffs, a los que el cuadro de Gamero se metió una vez (en el segundo semestre) y fue eliminado por el Junior en los cuartos de final.

Antes del fin de semana anterior, la campaña más discreta del Boyacá Chicó en una primera vuelta de un cuadrangular se había dado en dos ocasiones: en el 2007-II y en el 2009-I. En ambos comenzó con derrota y luego obtuvo dos empates (dos puntos de nueve posibles, para un pobre rendimiento del 22% en una serie tan corta). En el 2008-I, cuando fue campeón, Gamero tuvo su mejor arranque en esta fase con dos empates y una victoria (cinco puntos de nueve, 55%).

Hoy no se puede decir que el conjunto boyacense esté eliminado, pero solo un milagro lo metería en la final. Pues tendría que ganar los tres partidos que le restan y esperar que Santa Fe se caiga al punto de no sumar más de un punto en esas tres jornadas y que Equidad no consiga más de tres unidades. Todo es posible en un torneo tan irregular como el nuestro y en el que no hay diferencias marcadas ni en propuesta futbolística, ni en nóminas de jugadores.

Gamero es uno de los técnicos que más estabilidad ha tenido en un equipo en los últimos años, pues ya completa seis temporadas y media al frente del equipo, lo que significa 13 torneos consecutivos en los que ha tenido nóminas buenas, malas y regulares y ha hecho crecer el número de seguidores de la camiseta de cuadros dentro de un pueblo de poca tradición futbolera como la boyacense. Un verdadero ejemplo.  

En este torneo el técnico samario ha utilizado 26 jugadores en 21 partidos y ha hecho una buena campaña teniendo en cuenta que no tiene grandes figuras y que sus goleadoras son jugadores como James Castro y José Correa. Lo único cierto es que Gamero y sus muchachos no van a querer terminar en blanco en su grupo y por eso, si no se les da ese milagro, por lo menos a alguno le dañará el ‘caminao’.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo