[Un tipo de datos] Millos: 28 entrenadores, cero títulos (Primera parte: de 1989 a 1999)

Por Alfredo Yacelga, @AlfredoYacelga

Por Publimetro Colombia

La inminente salida de Richard Páez como director técnico de Millonarios es solamente un capítulo más de un largo y pesado culebrón lleno de dolor y desilusión para los seguidores del cuadro capitalino. Esto nos hace reflexionar qué lejos está Millos y, en general, todos los equipos fútbol colombiano de los grandes clubes del mundo como el Manchester United. Y menciono a este gigante del fútbol inglés porque mientras allí, desde 1990 Alex Ferguson lleva 31 títulos, 12 de ellos de liga, en el ‘pobre’ Millonarios, en casi el mismo lapso, han pasado 28 técnicos, que han dejado de todo, menos triunfos que valga la pena mencionar. Muchos se fueron por malos y regresaron como la salvación. Otros que se han ido, seguramente volverán.

Aquí la larga lista de técnicos y sus números, desde 1989, el torneo siguiente tras la obtención de la estrella 13.

1989 – Luis Augusto García venía de ganar el bicampeonato y ese año también hacía una buena campaña. Ya tenía asegurada su presencia en el cuadrangular final, cuando el campeonato fue suspendido y declarado desierto, tras el asesinato del árbitro Álvaro Ortega, en la ciudad de Medellín, tras el juego entre el DIM y el América, la noche del 15 de noviembre. Ese año Millos tenía lo mejores números: 61 puntos en 44 partidos (69% de rendimiento), mejor local (80%), mejor visitante (59%) y la mejor defensa (38 goles encajados, 0,86). Además, un invicto de 14 fechas, con 12 victorias y dos empates.

1990 – ‘El Chiqui’ García siguió al frente de Millos, pero esta vez su campaña fue mala y no clasificó entre los ocho mejores, en la que fue la sexta eliminación azul de las finales en toda la historia. Tuvo un rendimiento del 51% por ciento y se quedó en la novena casilla. Bajó mucho su rendimiento como local no ganó ningún partido fuera de Bogotá.

1991 – Eduardo Julián Retat regresó tras una aceptable campaña en 1986 en la que sacó al equipo segundo de la reclasificación, pero no pudo llevarlo a Copa Libertadores. Ganó el apertura con 16 puntos de 24 posibles y fue quinto en el finalización. En el cuadrangular semifinal quedó tercero después de Nacional y Junior que avanzaron al cuadrangular final.  En resumen, un rendimiento del 60 por ciento en el año, muy cercano al 62% del América, que fue el campeón.

1992 – Moisés Pachón: paso fugaz del entrenador de gran arraigo cardenal, quien pasó a la historia por dirigir en el clásico en el que Millos recibió la peor goleada de Santa Fe en la historia: 7-3 el 23 de febrero, en la jornada inaugural. Pachón solo dirigió seis fechas, pues la derrota frente al Cali como local, el 5 de abril, que dejaba al equipo en el puesto 14 entre 16 equipos, provocó su salida. Seis partidos, una victoria, dos empates y tres derrotas; ocho goles a favor y 12 en contra.

1992 – Miguel Augusto Prince, ex jugador azul, asumió en la séptima fecha y en sus primeros cinco partidos estuvo invicto con tres victorias (entre ellas a Nacional y Santa Fe) y dos empates, uno de esos en Barranquilla, con el Junior. ‘El Nano’ fue séptimo en el Apertura, cuarto en el Finalización, aunque en el cuadrangular final quedó último con una sola victoria, un empate y cuatro derrotas. Su rendimiento frente al azul fue del 56%.

1993 – Prince siguió al mando y con una nómina joven volvió a meterse en las semifinales, pero nada más. En el Apertura hizo 19 puntos de 32 posibles y terminó cuarto, a tres del líder Junior. En el Finalización quedó séptimo con 31 puntos de 60 disponibles y con una delicada ‘empatitis’ pues tuvo 13 partidos igualados, por solo nueve victorias y ocho derrotas. En su cuadrangular terminó tercero con cinco puntos, a tres del primero que fue Nacional y a dos del Junior, segundo. Para destacar, el invicto como local de 22 jornadas que mantuvo entre el 21 de febrero (primera fecha del Apertura) y el 7 de noviembre (última del finalización), cuando cayó en El Campín 1-2 con el Medellín (goles de Carlos Castro y Rubén Darío Hernández). El invicto tuvo 15 victorias y siete empates.

1994 – Vladimir Popovic: el entrenador serbio, de gran experiencia, fue la más importante contratación hecha ese año por el presidente Francisco Feoli, pues su nómina seguía reforzada por las divisiones menores del club con jugadores como John Mario Ramírez, Osman López y Bonner Mosquera entre otros y la experiencia de hombres como Carlos Rendón y Arnoldo Iguarán, que tuvieron una gran racha goleadora que ayudó a que el cuadro azul fuera el más anotador en el año con 105 goles en 58 partidos (1,81 anotaciones por juego).  Su invicto más largo fue de ocho jornadas y ese año estuvo muy cerca del título, pues en el cuadrangular terminó igualado a siete puntos con Nacional, que tenía ventaja por la bonificación. Desde 1988, este subtítulo era la mejor campaña y el equipo regresó a la Copa Libertadores.

1995 – Popovic le apuntó a la Copa Libertadores y descuidó el torneo llamado Nivelación, diseñado para el primer semestre de ese año y que marcó un cambio en el sistema de campeonato, una mala copia de los torneos europeos (entre septiembre y junio del año siguiente). El azul terminó en el puesto 14 con 28 puntos, producto de cinco victorias, 13 empates y 12 derrotas (rendimiento del 47%).

1995/1996 – El serbio Popovic dirigió solo la primera parte de este largo campeonato, pues renunció aduciendo problemas personales, pues su campaña era aceptable. Tras las primeras 18 jornadas el equipo equipo era quinto con 27 puntos a 10 del líder, Deportivo Cali.

1995/1996 – Miguel Prince, un hombre de la casa, tuvo una nueva oportunidad al frente del cuadro embajador y con la misión de sacarlo del bache en el que estaba y lo consiguió, pues terminó metido entre los ocho y pasó primero en el cuadrangular semifinal con cuatro puntos de ventaja sobre el Nacional. Con el valioso aporte de Ricardo Lunari Millos fue el mejor del cuadrangular final, sin embargo el Cali tenía la ventaja por la bonificación obtenida y se llevó la estrella. Para el consuelo azul quedó la clasificación a Copa Libertadores y las cuatro victorias consecutivas sobre Nacional (dos en El Campín y dos en el Atanasio Girardot). Balance: 42 partidos, 20 victorias, cuatro empates y 18 derrotas; 64 puntos para un rendimiento del 51%.

1996/1997 – Prince no pudo mantener el ritmo que tuvo al final de la temporada anterior y tras un pésimo comienzo, con siete puntos en 14 partidos (rendimiento del 17%), volvió a despedirse del cuadro azul, que marchaba en el puesto 15 y superaba solo por un punto al colero Cúcuta Deportivo.

1996/1997 – Otoniel Quintana, portero de Millonarios en la década del 60, fue encargado de dirigir el equipo en los seis partidos que faltaban antes de cerrar el año 1996. Era muy difícil levantar a ese equipo que con Quintana tuvo tres derrotas, un empate y dos victorias, una de ellas, frente a Santa Fe.

1996/1997 – Ángel Castelnoble, uruguayo, fue el nuevo técnico y se estrenó con derrota frente al Cali, el 11 de enero de 1997. Tuvo un mal comienzo y un pésimo final, pues fue destituido tras la derrota con el cuadro azucarero 2-3 en El Campín, el 6 de abril. El paso fugaz de este uruguayo dejó un pobre rendimiento para el azul del 33% (22 puntos de 66 posibles, con seis triunfos, cuatro empates y 12 derrotas). Además, en 12 partidos como visitante, solo consiguió dos puntos.

1996/1997 – Otoniel Quintana volvió al comando temporal para dirigir los últimos cuatro partidos del campeonato en los que solo consiguió un punto. Entre Prince, Quintana como encargado y Castelnoble, Millos hizo una pobrísima campaña en el campeonato 1996-1997 con 37 puntos en 46 partidos (26% de rendimiento)con apenas 8 victorias en casa y ninguna como visitante.

1997 adecuación – Diego Édison Umaña llegó a Millos para este torneo de un semestre que, como su nombre lo indica, trataba de emparejar las cosas para volver a comenzar en 1998 con el sistema tradicional, pero que era una continuación del torneo anterior y que determinaría el rival del América en la final. En fin… Millonarios con Umaña avanzó como primero a los cuadrangulares semifinales con 39 puntos de 66 posibles (59%) y la mejor defensa con solo 22 goles encajados (1,00 por partido). En el cuadrangular empató con 10 puntos con el Bucaramanga, que lo superó por un gol tras vapulear sorpresivamente al Junior por 4-0 en Barranquilla y clasificó a la final del adecuación, que disputó con Quindío. Pese a la aceptable campaña(rendimiento del 58%) Umaña se fue de Millonarios. (Nota: solo sumé los puntos reales, no los que se agregaban por ganar en la definición por penaltis cuando había empate).

1998 – Francisco Maturana asumió el reto de darle a Millos el título después de 10 años de sequía. El entrenador chocoano, que trajo refuerzos como Albeiro Usurriaga o el ecuatoriano Jimmy Blandón, sin embargo solo dirigió en 21 partidos al cuadro azul que en esos juegos solo ganó cinco partidos (tres de 10 en condición de local), sumados a los 11 empates y cinco derrotas. Dos de sus triunfos fueron de visitante y curiosamente en plazas donde Millos casi nunca gana: Neiva y Barranquilla (contra Unicosta). Otra curiosidad: Santa Fe le dio bienvenida y despedida con derrotas (el 2 de febrero le ganó 2-1 con goles de Preciado y Garcés y el 27 de mayo lo venció 2-0 con doblete de Wilson Cano.

1998 – Jorge Luis Pinto regresó a Millonarios luego de 14 años para dirigir al equipo en la segunda parte del torneo y, tal como ocurrió en 1984, fracasó en su objetivo de darle la estrella al cuadro bogotano. El santandereano comenzó con tres empates y dos derrotas hasta que una seguidilla de tres victorias (contra Unión, América y Unicosta) le dieron un respiro y al final, pese a la irregularidad, clasificó a los cuadrangulares donde arrancó con todo con una victoria contra el América como visitante por 3-1, pero después el equipo no volvió a ganar (tres derrotas y dos empates) y quedó fuera de la final. Resumen: 35 partidos (12 victorias, 10 empates y 13 derrotas) y un rendimiento del 43%.

1999 – Pinto se mantuvo pese a una fuerte resistencia de la hinchada y de la prensa, pero solo aguantó hasta la fecha 4 del Finalización. Millos solo consiguió cinco victorias en 22 partidos del Apertura en el que quedó en el puesto 11 con 22 puntos por lo que Pinto se despidió una vez más del cuadro azul. No obtuvo ni una victoria fuera de Bogotá y solo le pudo ganar a Santa Fe en uno de cuatro clásicos (los otros fueron dos empates y una derrota).  Total: 25 partidos, cinco triunfos, 10 empates y siete derrotas. Rendimiento del 38%.

1999 – Luis Augusto García regresó tras su salida en 1990 y luego de llevar al América a su noveno título en el campeonato 1996-1997. Millonarios termina primero el torneo finalización con 42 puntos, con 10 victorias y 12 empates (31 goles a favor y 14 en contra) y con una ventaja de cuatro puntos sobre el segundo, que fue Cortuluá. Sin embargo, en el cuadrangular semifinal solo consiguió una victoria y dos empates y fue tercero con cinco puntos, a seis del ganador del grupo, que fue Medellín. Fueron 28 partidos dirigidos por ‘El Chiqui’ con 11 triunfos, 14 empates y tres derrotas, para 47 puntos (56%). Hay que resaltar el invicto de 29 jornadas, el mayor en la historia azul, con 17 empates y 12 triunfos. (Seis de esos 29 partidos sin derrota los dirigió Pinto en el Apertura).

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo