Cinco librerías para descubrir en Bogotá

Por Camilo Jiménez, @bocasdeceniza

Por Publimetro Colombia

Estas cinco librerías son mucho más que los libros que ofrecen y el local donde están: son espacios gratos para los que gustan de los libros, o para quienes sienten curiosidad por ellos.

Todas tienen libreros y no meros vendedores, y su espacio de exhibición es reducido. Por ello, tienen un surtido selecto, con personalidad. Todas organizan conversaciones, presentaciones y otros eventos que convocan a lectores y amigos a compartir entusiasmos. Todas alientan más el paseo que la búsqueda específica; es decir, puede que uno encuentre en ellas el libro que está buscando, puede que no: son librerías para ir a caminar entre los estantes, hojear, ojear, tomar un café, antojarse y comprar uno o dos libros. Aquí están cinco librerías para descubrir en Bogotá, o para visitar de nuevo.

Casa Tomada

¿Qué tiene de especial? La hermosa casa donde está instalada, en Teusaquillo. No es un lugar que uno se encuentre al paso, así que la responsable de la librería ha acondicionado el sitio para recibir a las visitas sin prisas: cuenta con una muy nutrida oferta de libros seleccionados, buen café, tentempiés y disposición a la conversación. Todas las semanas pasan cosas en el zarzo del tercer piso: talleres de ilustración, clubes de lectura, conversaciones de autores con sus lectores… ¿A quién hay que agradecerle? A Ana María Aragón, que le ha puesto amor a esta casa y la ha dispuesto metro por metro al lado de su esposo, Fabrizio Ciurlo. ¿Dónde queda? Transversal 19 bis nº 45 D 23 / Teléfono:   245 16 55 / [email protected]. Dos libros para comprar en Casa Tomada según Ana María Aragón: Wilkie Collins, La piedra lunar (DeBolsillo) y Mark Twain, Los diarios de Adán y Eva, ilustrado (Libros del Zorro Rojo).

San Librario

¿Qué tiene de especial? Ofrece libros descatalogados, primeras ediciones, clásicos de todas las tradiciones literarias con un énfasis leve en la literatura latinoamericana. Ha editado más de cincuenta títulos de libros de poesía y relatos. Ofrece libros leídos, pero todos sin excepción están en perfecto estado; también tienen unas pocas novedades. ¿A quién hay que agradecerle? A Álvaro Castillo Granada y Camilo Delgado, dos bibliófilos que saben bien que para un lector, querer leer un libro es necesitar leerlo, así que ellos se empeñan en encontrarlo si no lo tienen en la librería. ¿Dónde queda? Calle 70 nº 12-48 / Teléfono: 310 17 38 / Tienen una buena página web: http://www.sanlibrario.com/ Dos libros para comprar en San Librario según Álvaro Castillo: Fina García Marruz, Cancioncillas (Ediciones San Librario), y de varios autores, Un libro con muchos gatos, ilustrado (Ediciones Unión).

 

Tornamesa

¿Qué tiene de especial? La exquisita selección de libros, música rara y vinos. En libros tienen un catálogo notable de novela gráfica, fotografía, arte, diseño y periodismo; en música, desde los discos estándar del género clásico hasta el jazz más arriesgado, pasando por música colombiana contemporánea, rock y músicas tradicionales de medio mundo. Una rareza es que vende discos en vinilo, usados y nuevos. Pero no crea que es un lugar solemne con esnobs discutiendo el nombre del intérprete del címbalo en una sinfonía de Dvorak: es un sitio cálido para quienes les gustan las cosas bonitas. ¿A quién hay que agradecerle? A Camilo de Mendoza, exdirector de programación de la emisora de la Universidad Javeriana cuando era la mejor del dial y exdirector de la estupenda revista 91.9. ¿Dónde queda? En el Centro Comercial Granahorrar, local 236 / Teléfono: 322 16 39 / [email protected]. Un libro y un disco para comprar en Tornamesa según Camilo de Mendoza: Pilar Gutiérrez, Bola de agua (Tragaluz), y de varios músicos, Jende Ri Palenge, música de Palenque (SoulJazz).

 

La Madriguera del Conejo

¿Qué tiene de especial? Su nutrida oferta de libros de editoriales independientes colombianas y extranjeras; los fanzines y revistas de aquí y allá; el local, un cajoncito en la carrera 11 de Bogotá, con un par de mesas afuera para tomarse un café y ojear la compra. Es otra librería donde casi todos los días pasa algo: conversaciones, presentaciones, lecturas para chicos y grandes. ¿A quién hay que agradecerle? A David Roa, un joven librero que parece viejo, pero no por su barba de náufrago sino porque ha leído mucho y habla con propiedad y entusiasmo de sus lecturas. Construyó La Madriguera a su medida, con el apoyo de varios socios. ¿Dónde queda?   Carrera 11 nº 85-52 / Teléfono: 483 40 19 / Tiene una buena página web: www.lamadrigueradelconejo.com. Dos libros para comprar en La Madriguera según David Roa: Georges Perec, La cámara oscura (Impedimenta) y Alejandro Dumas, Diccionario de cocina (Gadir).

 

Arteletra

¿Qué tiene de especial? La vitrina: siempre saben poner los volúmenes apropiados para picar la curiosidad de lectores inquietos que pasan por allí. También es especial por su local pequeño y desordenado, absolutamente tomado por los libros, que evoca las librerías de barrio de ciudades europeas. Ellos mismos importan según su criterio, por lo que se pueden conseguir libros de buenas editoriales españolas, argentinas o mexicanas. El fuerte es pensamiento contemporáneo y filosofía, pero Arteletra también ofrece literatura europea clásica y contemporánea, fotografía, cine y arquitectura. ¿A quién hay que agradecerle? A Adriana Leganis, defensora desde hace años de las librerías y las editoriales independientes, con carácter, con personalidad. ¿Dónde queda? Carrera 7 nº 70-18 / Teléfono: 255 06 81 / [email protected]   Dos libros para comprar en Arteletra según Adriana Leganis: Chiminanda Gnozi, Medio sol amarillo (Mondadori) y Daron Acemglou y James A. Robinson, Why Nations Fail (Crown Bussiness).

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo