Numerología ridícula

El número de las camisetas pasó de ser un identificador de los jugadores para periodistas y árbitros a ser una payasada, un capricho cada día mucho más común. ¿En qué instante se perdió el orden lógico que iba del 1 al 11 en los equipos de fútbol? Por Nicolás Samper C.

Por Publimetro Colombia

La numerología me parece de imbéciles. Lo siento. Solo creo en la muerte como destino seguro mío y suyo. Pero decidí darle una oportunidad a las taradas supercherías.

Para sentarme a escribir este texto me prepararé a conciencia, con el suficiente bagaje como para darle tres vueltas a Walter Mercado en esto de saber cuál es el significado de los números pero lo mío va más allá. Necesitaba saber cuál era la verdadera motivación para que un futbolista ahora use no solamente los números del boleto de lotería, sino también el de la serie.

Ingresé a un portal (no al del Averno, tampoco el de las dimensiones paralelas y tampoco al de la calle 80). Se llama   http://numerologia.euroresidentes.es/ –hay que dar el crédito a esta clamorosa creación- y en ese sitio web uno escribe su nombre y ahí le dicen cuáles son sus características como ser humano. ¡como si uno no supiera cuántas nubes de bondad y cuántas heces de maldad dominan nuestras decisiones, nuestro físico, nuestro carácter!

Pero había que volver al análisis de esos futbolistas. Estos fueron los resultados numerológicos de sus identidades (El diagnóstico ha sido copiado textualmente. Usted puede hacer la misma idiotez que hice yo a las 11 de la noche para hacer esta columna y comprobar que no es verso).

Dorlan Pabón (jugador de Nacional, usa en la espalda el 88 pero su número es el 4, de acuerdo a la página ya mencionada, que lo define como “constructor”)

Características positivas: Son los viajeros constantes llevados por un impulso aventurero, en busca de fuertes emociones. Si Usted esta inmerso en la energía del número 4   y todavía no ha viajado, es que no se ha conectado con su genuina naturaleza.

Características negativas: Su tendencia a aburrirse con facilidad hacen de los imprevistos una motivación para investigar y sentirse vivos; pero también caen en excesos y situaciones peligrosas..

Conclusión (cortesía de la casa): Si Dorlan insiste con el 88 y no con el 4, se le va a joder cualquier transferencia a Europa.

Alejandro Vélez (jugador del Huila, ostenta el espantoso 300 en su dorsal, sin embargo el número que lo rige es el   6. La palabra que lo define es “responsable”)

Características positivas: Disfrutan con las artes, la música o un bello paisaje. Características negativas: Tienen tendencia a los altibajos emocionales y la negatividad.

Conclusión: si Vélez se pusiera la 6, podría pasar de la risa al llanto con “Las Meninas” de Velásquez y no con la ausencia de público en el Guillermo Plazas Alcid.

Nelson Barahona (jugador del Huila, se pone el 100 en la camiseta pero, como Dorlan, es el número 4 y también recibió el calificativo de “constructor”)

Características positivas: se destacan en las actividades comerciales, en ventas, relaciones públicas y TODAS las actividades que no necesiten concentración.

Características negativas: tendencia a comportamientos omnipotentes encontrando el rechazo de los demás.

Conclusión: el futbolista odia las concentraciones. Usando el 6, Barahona ni concentraría.

El que no clasificó al examen fue Saulo Hernández que en Bogotá, alguna vez atajando para Cúcuta, se puso el 0. La página de internet no contempla el 0.

Al final caí en la tentación de revisar mi nombre: escribí “Nicolás Samper”. En mi niñez me ubicaron el anodino 23 en el equipo del colegio. Banca siempre, pies redondos y un desastre para el fútbol. Me salió el 1 y el calificativo de “líder” fue el resultado.

Eso termina de comprobar que la numerología es mentira aunque extraje de esa retahíla una frase que bien me cae: “No se destacan en un campo en especial”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo