Dependencia

Carolina Jaramillo Seligmann - periodista, @carojaselig

Por Publimetro Colombia

Aunque parezca una obviedad decir que los equipos de fútbol son conformados por 11 jugadores, en ocasiones mejor sería decir que constan de 10 + 1. Existen algunas plantillas en donde la presencia y el liderazgo de un solo jugador define y determina el desempeño y el destino del resto del grupo. Incluso me atrevería a decir que los equipos históricos del mundo en su gran mayoría han girado sobre un mismo eje con nombre propio.

En el fútbol colombiano cómo no recordar a Adolfo Pedernera, Carlos Pandolfi, Willington Ortiz, Alfonso Cañón, Jairo Arboleda, Pedro Antonio Zape, Anthony de Ávila, Julio Cesar Falcioni, Carlos Valderrama, Iván René Valenciano o Faustino Asprilla, entre muchos jugadores que se convirtieron en insignias de sus equipos y los llevaron a ocupar puestos de honor en distintas épocas.

Es verdad que actualmente pocas son las figuras locales que logran convertirse en símbolos, pues apenas empiezan a despuntar en sus clubes son fichados por equipos extranjeros, y arrebatados del campeonato colombiano que no tiene los recursos para retenerlos. Pese a esto, año tras año y temporada tras temporada, en Colombia surgen jugadores que por su características se convierten en bastiones de sus escuadras e ídolos de sus hinchadas, jugadores sobre los que cae la responsabilidad de guiar al equipo al triunfo, sobre los que la prensa pone sus ojos constantemente y que se visten con la bandera de sus clubes como su segunda piel. Esta dependencia que generan, hace que los equipos se vuelvan más vulnerables y que necesiten de esta presencia para funcionar correctamente.

Tal es el caso de lo que le está sucediendo en este momento a Millonarios. Actualmente se encuentra en los puestos bajos de la tabla, y está sumido en una profunda crisis, que lo tiene lejos de ser el equipo que puso a soñar el año pasado a una ciudad y medio país. Su técnico Richard Páez está en la cuerda floja, las nuevas contrataciones no han marcado ninguna diferencia y la reciente derrota 4-3 ante Santa Fe, dejó un amargo sabor, pese a la épica remontada. Millonarios se hace agua en defensa y tiene poquísima creación, y echa mucho de menos a su líder de la temporada pasada, al conductor que le daba identidad y personalidad; Millonarios hoy no ha encontrado un esquema sólido sin la presencia de Rafael Robayo. El jugador que fuera el capitán del equipo que alcanzó las semifinales del torneo finalización de 2011, fue fichado a comienzos de 2012 por el Chicago Fire de la MLS, y su ausencia ha sido notable, pese a los esfuerzos de Mayer Candelo y compañía por volver a armar el equipo. Fue una gran perdida de la cual el conjunto embajador aún no ha podido recuperarse.

Otro de los grandes del fútbol colombiano que ha decepcionado y está lejos de los primeros puestos de la tabla y del nivel esperado es Atlético Nacional. Luego de 13 flamantes contrataciones para el comienzo de esta Liga, de una inversión millonaria para los presupuestos del fútbol colombiano y de contar con un inagotable talento en cada una de sus líneas, el club de la capital antioqueña está en deuda con todos, incluso consigo mismo. En el último partido de Copa Libertadores en donde enfrentó a Godoy Cruz en Medellín se evidenció una verdad irrefutable: Nacional es un equipo ‘dorlandependiente’. Es un equipo con Dorlan Pabón en la cancha y otro totalmente diferente cuando este no está. Su sociedad en el centro del campo con Macnelly Torres, su incisiva profundidad, su gran velocidad de cara al arco y su extraordinaria capacidad goleadora son las puntas de lanza de un conjunto que hasta ahora se está acomodando y ajustando a todos los cambios. Sin Dorlan, le cuesta mucho llegar, no hay sociedades tan claras de mitad de campo hacia delante y todas estas falencias al ataque, dejan al descubierto los enormes fallos defensivos del cuadro verde.

Millonarios, Nacional y casi todos los grandes del fútbol colombiano están viendo en este inicio de torneo cómo los equipos llamados chicos, con nóminas más modestas y sin tantos fichajes ni figuras, ocupan los primeros puestos de la clasificación, van tumbando cabezas sin hacer tanto ruido, y poco a poco les ha ido arrebatando el protagonismo que casi siempre les ha pertenecido.
 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo