…O la honestidad que produce la tristeza

Por Publimetro Colombia

No hay nada mejor que un cantante que cree lo que canta. Janis Joplin, Etta James, Aretha Franklin, convencidas de sus vidas, de sus pasiones, de sus adicciones, de sus tragedias amorosas, nos han dado algunas de las más sentidas interpretaciones que le podamos recordar a las voces femeninas, así que, como verán, lo de Adele no es necesariamente nuevo (espere, siga leyendo que voy a algo) musicalmente hablando, lo que esta cantante británica está logrando es presentarnos de una manera pulida, bien hecha e inteligentemente comercializada, la banda sonora de su rompimiento amoroso.

No estoy diciendo bajo ningún término que esto sea malo, muchos lo han hecho y lo seguirán haciendo, y de hecho lo vamos a disfrutar por extraño que suene (ese goce que tienen las canciones un poco deprimentes), porque la verdad, lo que tienen estas canciones es que son tan íntimas, personales, que le resulta a un artista inevitable no entregarse en su interpretación. 

Hay pocos sentimientos que se exterioricen tanto como un corazón roto, y creo que algunas personas tienen una capacidad que les permite canalizar estas sensaciones y utilizarlas para expresarse en las artes, o puntualmente en este caso, para cantar.

Los mejores discos de Fito Páez fueron escritos en su peor momento emocional (de hecho los grabados cuando está feliz son malísimos), Alanis Morissette y ‘You oughta know’ puede ser una de las canciones con mayor resentimiento que se haya escrito. ‘Don’t speak’ fue la canción que lanzó a la fama a No Doubt y el mensaje es tan evidente que durante el video se nota en toda la interacción entre Gwen Stefani y Tony Kanal (bajista y exnovio). ‘Songs about Jane’, el gran debut de Maroon 5, un álbum de cinco sencillos exitosos en radio y que duró 222 semanas en los listados, está inspirado en una mujer que le rompió el corazón a Adam Levine, y no sé exactamente cuál haya sido la inspiración de Eddie Vedder, vocalista de Pearl Jam, para ‘Black’, pero uno no escribe: ‘I know someday you’ll have a beautiful life I know you’ll be a star in somebody else’s sky but why can’t it be mine? // Sé que un día tendrás una vida hermosa, sé que serás una estrella en el cielo de otra persona, pero por qué no puede ser en el mío?’, si no ha pasado por un maaaaaaal rompimiento.

Adele encontró un mercado lleno de Lady Gaga, Rihanna, David Guetta, LMFAO (que básicamente significa Laugh My Fucking Ass Off) y con un impresionante equipo de trabajo nos ofreció un producto sin tanta manufactura, compuesto por ella casi en su totalidad, y claro, haciendo alarde de su capacidad vocal desde los primeros segundos de ‘Rolling in the deep’.

Lo que digo es que musicalmente hablando no es nuevo y ha conquistado el mercado mundial. Se necesita más que un corazón roto para convertirse en un artista de la talla de Adele en la actualidad, pero la gran ventaja que tiene es que lo que nos canta viene desde adentro. Un sentimiento profundo y delicado que podemos entender, tanto que es la reina del karaoke, uno de cada cuatro de los usuarios de la pagina de Lucky Voice cantaron su ‘Someone like you’ el año pasado. La verdad es que no hace falta que las cosas sean verdaderamente nuevas para disfrutarlas, en lo personal, puedo encontrar a algunos  artistas contemporáneos profundamente aburridos. No me interesa condenar la música, sería medio ridículo, sólo quiero decir que apreciamos un poco de corazón, un poco de honestidad.

Un 11 de enero de 2008 la entrevistamos en La W, en ese entonces sólo tenía ‘Chasing Pavements’ como éxito de su disco ‘19’ y el motor de esa canción también había sido un rompimiento amoroso, mucha tristeza para una niña tan joven. Que nada la detenga. 

JULIO CÉSAR ESCOVAR

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo